Periodista

Entre los cambios que trajo la pandemia se encuentran los relacionados con los modos y lugares en los que se desarrolla el trabajo. La abrupta imposición del home office hace un año y medio trajo beneficios impensados para empresas y trabajadores, lo que hoy impacta claramente en el mercado de oficinas.

Según cifras del portal del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza –mendozaprop.com -, hay una vacancia importante en este rubro y el alquiler de oficinas se ubica en el 5° lugar de requerimientos de alquileres en un contexto de mínima oferta; mientras que las ventas de las mismas bajaron casi el doble y están en el décimo lugar de un frenado mercado de compra venta; después de viviendas, lotes, fincas y galpones; entre otros rubros.

Aunque a esta altura de la situación, el parate es menor que hace un año y hay quienes regresan a las oficinas debido a necesidades específicas de su trabajo; lo cierto es que la tecnología, la crisis y los cambios de hábitos han impactado de lleno en las costumbres laborales y, por ende, en el mercado de oficinas que -a diferencia de los locales comerciales- no volverá a ser el mismo.

“Se acentuó la tendencia de profesionales que compartían espacio físico ya que muchos se dieron cuenta de que al menos la mitad del trabajo lo podían hacer en casa con la misma efectividad”, comentó Estanislao Puelles Millán, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza.

Sobre esto, Santiago Debé, dueño de la inmobiliaria que lleva su nombre, comentó que las oficinas están en los últimos lugares de la demanda no solo por la pandemia sino también por una cuestión económica.

“Los que alquilan son los que tienen que estar en contacto directo con la persona que atienden como odontólogos y médicos. No es el caso de abogados, contadores, agrimensores o ingenieros que, en el mejor de los casos, han optado por compartir”, señaló Debé quien no ve demasiadas señales de reactivación en líneas generales.

Para Puelles Millán, también dueño de una inmobiliaria del mismo nombre, muchos de estos cambios han llegado para quedarse debido a que la tecnología ha permitido –para muchas actividades y profesiones- un mismo ritmo sin necesidad de estar el lugar. “Cada vez más personas van a la oficina en la mañana, pero en la tarde continúan la tarea desde casa sin que la misma se resienta”, expresó el presidente del Colegio.

Incluso, también las grandes empresas que alquilaban oficinas para sus trabajadores, hoy han reducido a la mitad ese espacio debido, entre otras cosas, a la alternancia de personas entre la casa y el “trabajo”. Esto se ha dado en el área de seguros, por ejemplo.

El reacomodamiento y la caída en las ventas de oficina ha llevado a que muchas hoy sean alquiladas como monoambientes con pequeñas refacciones como el agregado de una ducha o una kitchenette.

Según Puelles Millán, el cambio también se ve en la tendencia de gente muy joven que alquila departamentos para vivir y que tienen ciertos pedidos específicos de calidad debido a que hacen home office. “El sector de la tecnología es el que mejor está hoy y esos profesionales en general trabajan desde su casa”, coincidió Debé.

Además de los cambios de hábitos, el descenso de valor de las propiedades por las devaluaciones ha impactado en los precios con una caída que en las oficinas llega al 40%; según Debé.

Repunte de locales comerciales

Luego de pasado el remezón de la pandemia, desde el sector inmobiliario observan una recuperación en el alquiler de locales comerciales ya sea con el mismo locatario con rubro distinto o con cambios de dueños.

“A fines del año pasado se comenzó a observar mayor dinamismo en el sector de la mano, en parte, de los locales gastronómicos (https://ecocuyo.com/alquileres-los-locales-comerciales-se-recuperan-gracias-a-la-gastronomia) pero en líneas generales este rubro ha mejorado y esto se puede apreciar al recorrer las calles del centro”, expresó Puelles Millán.
En este sentido, Miguel Ángel Astorga, de la inmobiliaria con su nombre, señaló que el repunte se ha dado también en el rubro indumentaria y –como es costumbre- en las principales arterias del microcentro.