Germán Arenas y Marcos Domínguez, los emprendedores locales que crearon Cerebro Curioso

Cerebro Curioso es un “laboratorio de aprendizaje” dedicado a la robótica educativa y a la tecnología, orientado a niños, que comenzó a gestarse en 2016 de la mano de los emprendedores locales Marcos Domínguez y Germán Arenas.

El año pasado, Cerebro Curioso integró la aceleradora Embarca, que apostó por el proyecto y hoy es dueña del 10 % de sus acciones.

A través de la Ley de Emprendedores, el estado también hizo un aporte. La inversión total hasta el momento ha sido de 50.000 dólares.

Actualmente, de las actividades que se desarrollan en distintos colegios e institutos de inglés como Amicana, en el espacio de coworking Campus Olegario, funciona el Club de Robótica abierto a niños a partir de los 7 años. A su vez, Cerebro Curioso es distribuidor en Mendoza de la división educativa de las marcas Lego y Rasti, dos alianzas estratégicas claves para su desarrollo.

Buscamos despertar la curiosidad y creatividad en los chicos, trabajamos principalmente sobre sus motivaciones para que puedan desarrollar sus talentos. Si bien el futuro es incierto, sabemos que van a necesitar pensamiento crítico, conocimientos en programación, capacidad para trabajar en equipo, tolerancia a la frustración, entre otras herramientas que son parte del aprendizaje”, remarca Marcos Domínguez.

Nuevas formas de aprender y pasar a la acción

En los colegios, los talleres de robótica, programación, impresión 3D y ciencias recreativas se llevan adelante en dos modalidades: a través de áreas extracurriculares o mediante articulación con algunas materias como Ciencias o Matemática. En ambos casos se trabaja bajo el paradigma ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos).

“La propuesta va más allá de la robótica, hacemos que la ciencia sea entretenida y la combinamos con los propios intereses de los chicos. Por ejemplo, en algunos talleres han creado hornos solares o manos hidráulicas. También organizamos cumpleaños, una opción diferente para explorar, aprender y divertirse.

Próximamente, vamos a lanzar un taller para youtubers con el objetivo de que los chicos entiendan que detrás de cualquier video exitoso hay un mecanismo y un equipo, es decir, alguien que escribió un guion, alguien que filmó, editó y dirigió los contenidos”, señala Marcos.

Hay equipo

Cerebro Curioso es una start-up mendocina y los socios son Marcos Domínguez y Germán Arenas. Después de estudiar Administración de Empresas y desarrollar sus carreras profesionales en empresas de tecnología dentro y fuera del país y en medios de comunicación, decidieron emprender esta nueva aventura empresarial.

“El proyecto nació por una inquietud personal a la hora de plantearme qué iban a hacer mis hijos de 4 y 6 años en el futuro. Empecé a investigar y a entender qué se estaba generando en otros lugares y vi un mercado posible”, destaca Marcos Domínguez.

El equipo de Cerebro Curioso lo integran además, Leticia Torres, la coordinadora pedagógica, y 10 profesores, en general, estudiantes de Mecatrónica de la UNCuyo o bioingenieros, “personas a las que les apasiona la tecnología, dar clases y divertirse con los chicos”, apunta.

Para consultar sobre talleres para colegios y próximas actividades, este es el mail de contacto: [email protected]