Coca Cola acaba de lanzar a nivel mundial cuatro nuevas variedades de su gaseosa tradicional, diseñadas para combinar en tragos con destilados oscuros, como el whisky o el ron. “Cada persona consume bebidas ocho veces al día de media, y queremos estar presentes en todas ellas”, explicó Walter Susini, vicepresidente de Marketing de Coca-Cola en Europa, Oriente Medio y Africa (EMEA), según informó el diario español Expansión.

La compañía eligió España y Gran Bretaña para anunciar un paso más en el mayor proceso de diversificación de su historia, con el lanzamiento a nivel global de Coca-Cola Signature Mixers, cuatro variedades de su tradicional gaseosa cola, especialmente diseñadas para combinar con destilados oscuros, como whisky, ron, bourbon o coñac. Por el momento, no informaron si los nuevos productos serán lanzados en la Argentina.

Cómo surge

Hace un año Coca-Cola citó en secreto a los 12 mixólogos con más prestigio en Europa (cocteleros que prueban e innovan sabores y mezclas) en una ubicación secreta de Londres. No sabían dónde iban ni lo que iban a hacer allí. Cuando llegaron se encontraron en un laboratorio con dos técnicos llegados de Atlanta que traían en dos maletines el secreto mejor guardado del mundo: la receta de Coca-Cola.

“Pusimos la fórmula a su disposición y más de 200 aromas naturales y les dijimos que experimentaran con ella y crearan una versión de Coca-Coca pensada para mezclarse con alcoholes oscuros (ron, brandy, whisky…)”, explica César Ruiz, senior brand manager de Coca-Cola y una de las personas que ha formado parte de este proyecto.

El resultado de este trabajo es Coca-Cola Signature Mixers, una nueva gama de bebidas creadas específicamente para mezclarlas con alcoholes negros. Se encontrará sólo en el canal de hostelería (bares, restaurantes…), pero no se podrá comprar en tiendas, “puesto que es un producto que tiene una historia detrás que creemos que se le tiene que contar al cliente”.

Romper barreras

Es la primera vez en la historia de la compañía que la fórmula sale del laboratorio de la sede del grupo en Atlanta (siempre que se crea un nuevo producto se hace dentro de esta sede) y es también la primera vez que se deja a personas ajenas a la compañía experimentar con la misma. Es también la primera vez que la marca hace un producto específico para mezclarlo con alcohol.

Como explica Ruiz., “en este lanzamiento Coca-Cola ha roto esas tres barreras”, la de abrir la receta a gente externa a la organización, hacer un producto específico para mezclar con alcohol y recuperar la botella de Signature Mixers, que era una de las primeras que comercializó la compañía pero se retiró hace 100 años.

El proceso de gestación de este producto ha durado más de un año y ha sido tan largo porque cada vez que se quería modificar algo de las nuevas bebidas había que enviar el producto de nuevo a la sede de Coca Cola. De las 12 fórmulas que hicieron los citados mixólogos (entre los elegidos hay dos de Barcelona) se seleccionaron cuatro, que son las que se lanzan ahora.

Estreno español

Cada una está pensada para resaltar los sabores y matices propios del brandy, el whisky, los rones, “son alcoholes cuyo proceso de maduración es más complejo que los destilados blancos”, dice Ruiz. Por eso, ya no será un sacrilegio mezclar un whisky añejo con Coca-Cola, puesto que “esta gama de mixers no matan el sabor, sino que lo resaltan”.

España ha sido el lugar elegido para el estreno, porque nuestro país es líder en el desarrollo del canal de hostelería y restauración. Somos el país con la mayor concentración de bares por habitante del mundo (hay, de media, 175 habitantes por cada bar. Reino Unido, por ejemplo, tiene 500). El bar “es parte de nuestra rutina y el lugar donde socializamos”, por eso Signature Mixers llega primero a España, junto con Gran Bretaña.

Los cuatro productos de Signature Mixers son Coca Cola Herbal (tiene lúpulo, semilla de eneldo, tabetes y hierba de limón), Smoky (semilla de hibisco, flor de cananga, bálsamo de Perú, extracto de roble), Spicy (lima, jenjibre, romero, jazmín y jalapeño) y Woody (tiene pachuli, albahaca, vetiver y yozu).

Como explican en la compañía, la distribución se está haciendo de manera muy segmentada, al tratarse de un producto tan especial. De momento sólo estará en siete ciudades (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, Palma de Mallorca e Ibiza), en alrededor de unos 300 establecimientos. En España hay cerca de 275.000 bares. A partir de septiembre se llevará a más clientes, unos 10.000.