Lo que muchos funcionarios provinciales dan como un hecho, puede que mañana ya no lo sea, más en un contexto en donde para el Fondo Monetario Internacional la obra pública está en la columna de los gastos, y tiene que reducirse.

Este fue el caso de la represa Chihuido en Nuequén, y podría ser el futuro de Portezuelo del Viento, una obra de la misma envergadura en nuestra Mendoza.

La represa -que generó una fuerte disputa entre Mendoza y La Pampa- tiene todo listo para su licitación, pero fuentes oficiales confirmaron a El Cronista que pasará a la columna de obras vía Participación Público-Privada, lo que implica un cambio en la estructura financiera y un cambio de régimen de concesión.

Durante el encuentro que tuvo la semana pasada en la Casa Rosada el ministro de Hacienda Lisandro Nieri, el funcionario volvió con la promesa que la obra esquivará el recorte. Tanto que declaró a la prensa que, aunque se van a reconsiderar obras, la represa se mantendrá porque “está vinculada a la energía de todo el país”.

Sin embargo, “en la vorágine que se vive en pleno ajuste lo que un día estaba en una columna al día siguiente pasa a la otra. Y eso le pasó a Portezuelo”, señala ese medio económico.

La obra finalmente pasará a la lista de las que se realizarán bajo el modelo de Participación Público Privada (PPP).

Desde el Ministerio de Hacienda no confirmaron ni negaron la decisión y ante la consulta de ese diario porteño solo respondieron que “todo por todas las obras públicas están bajo análisis”.

En enero pasado, el presidente Mauricio Macri laudó a favor de Mendoza en la controversia con La Pampa y eso había significado luz verde para que la obra que está en carpeta de 2006 se licite. Pero eso ya sería historia antigua, a pesar que Cornejo había adelantado que Portezuelo era un límite en la negociación, y que no quería ceder.

]]>