Según un comunicado emitido por la empresa, el viernes 16 de junio de 2017, IMPSA procedió a presentar la oferta de APE para su homologación judicial ante el Segundo Juzgado de Procesos Concursales de Mendoza, a la cual se acompañaron las correspondientes adhesiones de los acreedores que representan, con creces, las mayorías requeridas por ley.

Esta presentación constituye un paso trascendental a los efectos de culminar exitosamente el proceso de restructuración de su deuda y es un elemento necesario para lograr la recomposición operativa y comercial de la Compañía. Se estima que la resolución homologatoria podría ser dictada durante el tercer trimestre de 2017.

El acuerdo alcanzado entre la Compañía, los acreedores y los accionistas tuvo como premisa central asegurar la continuidad de la empresa, su capacidad tecnológica de vanguardia desarrollada en Mendoza y la continuidad de sus valiosos recursos humanos.

Todas las partes involucradas en el proceso han colaborado y realizado importantes sacrificios en beneficio de priorizar la sostenibilidad de la Compañía. Como resultado de la reestructuración, la Compañía pasará a tener una deuda sustentable, con plazos de repago extendidos en el tiempo, que fortalecen su situación financiera y mejoran su competitividad.

Tras la presentación del APE, el foco y los recursos de la Compañía se centrarán plenamente en recuperar los volúmenes de negocio a partir de la obtención de nuevos contratos. Esta nueva etapa para IMPSA se inscribe en un contexto de fuerte impulso al desarrollo de proyectos de generación de energía en Argentina (hidroeléctrica, nuclear, eólica), lo que representa una inmejorable oportunidad de crecimiento para sus distintos negocios.

A lo largo de su historia, finaliza el comunicado de la compañía, IMPSA ha demostrado que está en condiciones de competir con las empresas líderes a nivel global, superándolas en diferentes licitaciones realizadas en Argentina y en el mundo, siendo el último ejemplo la obtención de un contrato en 2016 para reparar turbinas de Yacyretá.

Finalmente, es oportuno agradecer a todas las partes que, directa o indirectamente, han estado involucradas y han colaborado en este proceso de reestructuración.

]]>