Con una inflación que, a este ritmo y y según las consultoras privadas, rondará el 50%, quienes están construyendo o remodelando encontraron en el acopio de materiales una buena opción para congelar el precio de los mismos en obras a las que, en promedio, se les deben calcular un tiempo de ejecución de ocho meses.

Hoy, al pensar en construir, el costo de los materiales puede llegar a superar el 60 % del costo total de obra, por eso esta es una alternativa que cada vez se vuelve más atractiva en este escenario económico donde los valores de la construcción siguen en alza.

En mayo -última medición-, la Cámara Argentina de la Construcción registró un aumento del costo de construcción del 3,1%. Mientras, la variación interanual fue del 67,4 % y los materiales se incrementaron el 83,7 %, más la mano de obra un 42,1 % en un año.

“Es una modalidad muy valorada. El cliente compra y tiene un plazo de un año para retirar o solicitar entregas de manera parcial, sin necesidad de tener un espacio propio para el almacenamiento en su obra, vivienda o empresa”, comenta Martín Carísimo, gerente regional de Familia Bercomat.

Sin embargo, hay algunas particularidades a tener en cuenta para que el acopio sea exitoso. Los temas que no se pueden pasar por alto lograr realmente una utilizar bien este sistema son: la planificación de compra, el tipo de materiales que se adquieren y el transporte.

Planificación: en el caso de una obra nueva, lo ideal es ir comprando los materiales al inicio de obra para poder comenzar con los productos gruesos como cemento, cal y arena. A medida que se tiene ingreso de dinero, comprar aquellos que se requerirán en las siguientes etapas.

“Siempre recomendamos ir por fases, para tener cubierta cada etapa del proyecto. Quizás no sirva de nada tener comprado el techo si no se adquirieron productos para los cimientos y las paredes”, aconseja el experto.

Tipo de materiales: algunos como los áridos, arena, cal, hierro y ladrillos, entre otros, se pueden acopiar durante 12 meses.

En tanto, materiales de terminaciones, tienen un plazo de 6 a 9 meses aproximadamente, y aberturas y cerramientos unos 3 o 4 meses.

En el caso del cemento, envasado en su saco original, debidamente protegido se puede almacenar 30días. Hay que tener en cuenta que no se puede almacenar en pisos húmedos, se debe hacerlo sobre tarimas. Los sacos se debe apilar juntos para reducir la circulación de aire.

Costo del transporte: puede aumentar a medida que se retire el material del punto de venta, si este plazo se estira demasiado o se incrementa la cantidad de viajes, puede reducir el ahorro inicial. Fuente: Apertura