A pesar de ser reconocida como Licenciada en Recursos Humanos, de hecho es socia fundadora de Perfil Humano, Lorena Henríquez DJ hoy es una marca registrada que se divierte y divierte a los mendocinos a través de la música en los lugares más cool de la provincia, porque sin duda es la favorita de los sunset de montaña y bodegas.

Hoy no solo la vemos en las principales bodegas de Mendoza, sino también en los hoteles cinco estrellas. Es que para llegar allí, Lorena se animó a emprender en el mundo de la música, cuando a través de una formación en Coaching descubrió que su misión estaba totalmente ligada a la música. “Entendí que era la música lo que me hace vibrar y así fue que comencé a tomar clases en casa”, contó.

Pero todo comenzó cuando una de sus mejores amigas la invitó a musicalizar su cumpleaños de 40 y a partir de ahí jamás paró de tocar. “La música siempre me hizo vibrar y es lo que me gusta. En principio pensé que tenía que tocar un instrumento, pero me gustó mucho el hecho de ser DJ. Porque en definitiva lo que busco es trasladar a la gente a un atardecer en la playa a través de mi estilo”, agregó.

Es por eso, que Lorena Henríquez se inclinó por el deep house, nu-disco e indie house, ideales para acompañar un buen momento de relax. “Son tres géneros que te acompañan, pero no te avasallan”, aclaró y los describió.

El Deep House es un subgénero del House originado en la década de 1980 en Estados Unidos, donde inicialmente se combinaron elementos del Chicago house con el jazz-funk de los años 1980, y con toques de soul music.

Por su parte, el Nu-disco es un subgénero de música dance creado en el siglo XXI asociado con un interés renovado en los años setenta y a inicios de los ochenta, el italo disco de los mediados de los ochenta y el sintetizador pesado de la estética eurodisco.

Mientras que el Indie House es un estilo musical del cual se desprenden el indie rock, indie pop, indietrónica, indie folk e indie hip hop.

A su vez, la DJ fue novedad en la pandemia porque se le ocurrió crear una playlist en Spotify para cada momento del día. “Lo pensé porque había días en que la gente estaba más apagada y gracias a la música levantaban su ánimo y convertían un día gris en un buen día”.

“El poder de la música es revitalizante”, continuó.

Así es como Lorena inspira a ciento de mendocinas que buscan descontracturar sus vidas y animarse a “vibrar alto” como bien lo indica su marca. “Las mujeres no solo me preguntan cómo me animé, sino que están atentas a las tendencias que comparto a través de mis redes sociales. En algún punto todas nos identificamos”, concluyó.