Marcelo Scaglione, Subsecretario de Estado, representante ante la OCDE del Ministerio de Hacienda de la Nación.
Subsecretario de Estado, representante ante la OCDE del Ministerio de Hacienda de la Nación.

En junio de 2016, Argentina anunció su intención de acceder a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con el objetivo de potenciar su camino hacia el desarrollo y de participar más activamente en los debates globales.

La OCDE es más que el “Club de los países ricos”. La organización surgió como la continuación del Plan Marshall, ideado por los Estados Unidos para refundar una Europa devastada por la 2ª Guerra Mundial.

En ese momento, los países de la OCDE se encontraban en reconstrucción y tenían el potencial para convertirse en países desarrollados. Hace cuatro décadas Corea del Sur era un país económicamente subdesarrollado, sin instituciones y devastado por la guerra civil.

Su acceso a la OCDE, auspiciado por Japón, acompañó un proceso de transformación que le permitió convertirse en menos de 30 años en la 12ª economía desarrollada y el 6º exportador mundial, además de un referente en educación, salud, tecnología e innovación.

Hoy, la OCDE está integrada por 36 países que originan el 75% de la Inversión Directa Extranjera y el 60% del Comercio a nivel global y provee un conjunto de herramientas y de ámbitos para facilitar el desarrollo.

Acceder a la OCDE es un proceso complejo y largo: en casi 6 décadas sólo ingresaron 16 países. Chile y Colombia, los últimos latinoamericanos en ingresar, completaron el proceso en 6 y 8 años respectivamente. Para convertirse en miembro, un país candidato debe ser evaluado en 23 Comités que analizan sus políticas públicas y formulan recomendaciones respecto de las mejores prácticas internacionales establecidas por la Organización.

Antes de rendir estos exámenes el país debe ser invitado a iniciar el proceso de acceso, con la particularidad de que la invitación siempre se otorga a un grupo de países. Hoy Argentina es el único de los países candidatos en obtener el apoyo unánime de los países miembros para iniciar el proceso de acceso. Pero no recibió aún la invitación porque no hay consenso respecto de quiénes la acompañarán dentro del paquete de invitación. El último apoyo notable fue el del influyente Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, think tank con sede en Washington, que instó a los 36 países miembros a “avanzar en consensos para que el país logre luz verde a dicha membresía”.

Argentina está haciendo su tarea: inició un proceso de cooperación con cada uno de los países miembros a través del “Plan de Acción Argentina & OCDE”. El Plan permitió incrementar la participación de Argentina en los 23 comités técnicos, desarrollar 18 estudios sobre políticas públicas estratégicas, aprobar 5 leyes estructurales en el Congreso Nacional –Responsabilidad Penal Empresaria, Reforma tributaria, Defensa de la Competencia, Mercado de Capitales y Simplificación Administrativa– y dictar más de 50 normas del Poder Ejecutivo en línea con las mejores prácticas de la OCDE. Logramos estos resultados coordinando y articulando el diálogo y las acciones con el conjunto del Gobierno Nacional, las principales fuerzas políticas del Congreso, el sector académico y la sociedad civil y los actores de la Producción y el Trabajo.

La experiencia internacional demuestra que el proceso de acceso a la OCDE es un impulso hacia el desarrollo. En 30 años, a imagen de muchos países de la OCDE, Argentina puede convertirse en un país desarrollado. Está en cada uno de nosotros ayudar a generar los consensos y la Política de Estado que nos permita aprovechar esta oportunidad histórica para convertirla en una realidad.

(*) Marcelo Scaglione visitará Mendoza para dar una charla este jueves 2 de agosto, a las 18:30, invitado por la organización G25 Mendoza. Más info sobre la charla: de  (más info [email protected]