Más de una treintena de estudiantes primarios de Palmira está participando en el Programa de Habilidades Sociales y del Pensamiento, iniciativa de Derivados Vínicos S.A.

El año pasado la empresa firmó un convenio con el Gobierno de Mendoza por el cual recibió el aval para realizar este proyecto educativo. El mismo iba a desarrollarse físicamente en la escuela Güemes pero, debido a la cuarentena por el Covid-19, tuvo que transformarse y finalmente arrancó con un formato virtual.

Stéphane Mitrani, gerente general de Dervinsa, explicó: “El programa permite reforzar la educación en valores que apunten a una formación humana y de habilidades de pensamiento con el fin de preparar a los chicos para estudios secundarios y terciarios”.

El equipo psicopedagógico -integrado por Micaela Peña, Celeste Ochoa y Lilian Montenegro- y las docentes Silvia Raffo y Carla Ancilla plantearon nuevas modalidades de trabajo virtual para acompañar a los chicos que formar parte de este programa.

Educar en línea

“Ante la pandemia, la educación en línea planteó un desafío para niños, niñas, adolescentes, familias y educadores. Un dato positivo es que se actualizan los modos de trabajo, dejando de lado metodologías tradicionales de bancos y pizarrones. Así, estamos más cerca de la realidad de la mayoría de los niños que manejan celulares desde pequeños”, precisó la psicopedagoga Micaela Peña.

La educación en línea es una buena herramienta para formar a las nuevas generaciones para que en el futuro puedan desarrollarse mejor realizando teletrabajo. En este sentido, Stéphane Mitrani enfatizó: “Las niñas y los niños son nuestra esperanza y nuestra ilusión de que podamos construir un mundo mejor, más amoroso y más justo. Esta crisis sanitaria obligó a muchos adultos a amigarse con la tecnología y, repentinamente, a aprender a trabajar a distancia. Por ello, a los niños hay que irlos preparando porque serán la generación del home office. Una generación que podrá ahorrar tiempo en viajes (del trabajo a la casa y viceversa), generando menos contaminación y bajando sus niveles de estrés”.

¿En qué consiste el proyecto?

El proyecto involucra a profesores de Lengua, Matemáticas, Inglés y Educación Física. Participan unos 35 alumnos de 4º y 5º grado de Palmira, que recibieron por parte de la empresa mochilas, útiles y zapatillas. Mientras que algunos percibieron ayuda para resolver sus problemas de conectividad. De esta manera, pueden estar conectados con sus docentes y compañeros de escuela además de participar del proyecto de Dervinsa.

El programa es un complemento, un soporte a la educación que reciben estos chicos en la escuela, orientado en este caso a que puedan ser protagonistas libres y creativos de su propia transformación y de la de su comunidad.

Con respecto a la transformación que sufrió el proyecto, Carla Ancillai, profesora de Inglés del Programa, señaló: “En este momento, tanto los niños y las niñas como sus familias necesitan nuestro apoyo y presencia. No sólo de forma educativa si no también emocional. Con este nuevo método podremos enfocarnos tanto en nuestros talleres como también en la situación actual de cada familia y brindarles toda la ayuda posible. Los desafíos son brindar conocimientos de forma creativa e innovadora a través de herramientas tecnológicas y lograr, sin contacto estrecho como estamos acostumbrados, un vínculo que nos acerque tanto a estudiantes como familias”.