Huentala Wines es un emprendimiento enoturístico de la familia Camsen, dueña en Mendoza de los hoteles Sheraton y Huentala. El terreno, de 230 hectáreas, se ubica en Gualtallary, a más de 1400 metros sobre el nivel del mar y además de viñedos cuenta con alojamiento de lujo, restaurante y salón de usos múltiples para eventos sociales y corporativos.

“Somos una familia de tradición judía y la idea de producir un vino Kosher empezó casi como un capricho. Teníamos un interés particular por este motivo, investigamos y descubrimos que el mercado es muy atractivo en Argentina y en todo el mundo. Así nació nuestro vino ‘Dreidel’, una apuesta con mucho corazón. Su nombre es la traducción al hebreo de perinola, el popular juego asociado a la festividad de Janucá, la de los milagros, y mi favorita”, cuenta Paola Camsen, responsable de Marketing y Comunicación de Huentala Wines y Brand Manager de Dreidel.

Más allá de lo religioso

Para que un producto sea considerado Kosher, todo su proceso industrial, desde el origen de la materia prima y tratamiento de cada componente, debe cumplir con un estricto conjunto de normas de higiene y calidad, las Normas de Cashrut. En el caso de Dreidel son supervisadas por certificaciones rabínicas nacionales (Ajdut Kosher de Argentina) e internacionales (Baadatz Beit Iosef de Israel y OU de Estados Unidos).

“El concepto Kosher o Casher es cada vez más conocido y valorado entre los consumidores ya que es sinónimo de calidad. De hecho, en Estados Unidos, la cantidad de personas que opta por estos productos representa un porcentaje 5 veces mayor al total de la comunidad judía local, lo que demuestra que esta preferencia no es solo religiosa”, enfatiza Paola Camsen.

La primera partida de Dreidel, de 14.000 litros, fue elaborada en 2018 con uvas Malbec de la finca de Huentala Wines en Gualtallary. La línea cuenta con dos versiones, Mevushal (hace referencia al vino cocinado o pasteurizado que puede ser servido por cualquier persona y se identifica con una etiqueta de color verde) y No Mevushal (aquel ejemplar no pasteurizado que solo puede manipular una persona observante de los preceptos para no perder su condición Kosher, cuya etiqueta es azul).

“Próximamente saldrá al mercado una nueva edición de Dreidel, Malbec Reserva, que ya se encuentra en barrica y luego, un vino dulce -también llamado de ritual- completará la serie de 4 vinos, como son los lados de la perinola”, indica la Brand Manager.

Dreidel se exporta a Estados Unidos, algunos países de Europa y otros de Latinoamérica. En Buenos Aires se comercializa en las principales tiendas y restaurantes Kosher; también en vinotecas y en las comunidades judías de Córdoba y otras provincias del interior del país. En Mendoza se encuentra en hoteles y vinerías. Además, puede adquirirse desde la tienda on line www.huentalawines.com

“Nos sorprende y alegra la recepción que ha tenido el vino en todos los mercados donde está presente. Es un producto de excelente calidad que el consumidor valora.

Desde nuestros hoteles trabajamos para mimar a todos nuestros huéspedes, y entre ellos, a los de la comunidad judía que nos visitan durante todo el año. Por eso capacitamos permanentemente al personal para el servicio de los vinos Kosher, organizamos degustaciones en los Wine Shops que están abiertos las 24 horas, ofrecemos la opción de menú Kosher en los restaurantes y cuidamos especialmente las festividades y días de descanso, para que realmente se sientan cómodos y a gusto”, destaca Paola Camsen.

Lo que se viene

Huentala Wines lanzará esta semana una exclusiva colección de vinos elaborados por los mejores enólogos del país.

“Desde 2015 trabajamos en este proyecto inédito, asociado al arte. Es una línea limitada de Malbecs Premium elaborados con uvas seleccionadas de nuestra finca. La combinación de este terruño privilegiado con la creatividad de grandes winemakers hará que esta colección sea única”, comentó Paola Camsen.