Los hábitos de consumo han cambiado y las estrategias para llegar a los consumidores mutan a la par. Por eso, entender al consumidor y sus necesidades, conocer las tendencias del mercado y generar una visión estratégica es el puntapié inicial con el que abrió el Primer Foro de Durazno Industria que se realizó en Mendoza.

Con expositores de primer nivel, el objetivo estuvo puesto en “repensar la industria, la producción, la comercialización y vislumbrar un camino basado en los proyectos que surjan de este foro, porque la idea es abrir las posibilidades, entender al consumidor, las nuevas modalidades de consumo y de producción y, en función de eso, proyectar el futuro de esta industria”, indicó el subsecretario de Agricultura y Ganadería, Alejando Zlotolow.

En este sentido, el trabajo que se viene realizando desde la Provincia en conjunto con las cámaras de productores e industriales apunta a la transformación y al conocimiento.

En el primer aspecto, desde el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía se pusieron en marcha líneas de crédito destinadas al sector de frutas de carozo. Forman parte de un plan estratégico que va de la mano con un plan de reconversión y financiamiento para encarar una nueva forma de producción mecanizada destinada a montes frutales con mayor densidad por hectárea y mayores rindes.

“Hemos acompañado al sector a través de la Fepedi [Federación Plan Estratégico Durazno Industria], mediante el plan estratégico 2025 que está en las últimas instancias, es decir que ya hay una proyección hacia dónde debería ir el sector”, comentó Zlotolow.

En cuanto a la promoción y conocimiento, desde el Ministerio, en conjunto con la UNCuyo, se presentó una campaña que busca instalar en el consumidor la idea de que Mendoza produce con calidad gracias a la buena tierra, el agua, el buen clima y los buenos productores e industriales que trabajan con y desde la calidad.

“Queremos que la gente sepa primero lo que se hace en Mendoza, incluso muchos mendocinos no lo conocen. Pretendemos instalar en los consumidores que cuando tengan la opción de elegir sepan qué atributos tienen los productos mendocinos, que son naturales y sanos”, explicó el subsecretario.

La campaña se verá en videos documentales en la televisión pública, en piezas gráficas y cortos aptos para viralizar en redes sociales.

Cambiar para que todo cambie

Un estudio de mercado realizado por una consultora de Buenos Aires para conocer en qué posición se encuentra la industria del durazno entre los consumidores arrojó datos que sorprendieron a muchos de los productores que participaron del foro.

La imagen del producto está asociada a la tradición familiar y a un típico postre de los años 80, que pretende competir con el mercado del helado, que en general es más elegido por el consumidor argentino, ya que es un producto que logró cambiar hábitos de consumo como por ejemplo la estacionalidad en la habitualmente que se lo consumía.

Respecto de un focus group, Betina Ernst, de la consultora TopInfo Marketing, detalló que “lo que salió como gran fortaleza es que es un producto que gusta mucho. La mayoría de la gente lo consume, es muy práctico, se puede almacenar y usarlo cuando sea necesario, es económico, accesible y una tradición familiar. La lata de durazno soluciona un problema que es un postre”.

A pesar de todas estas bondades, las contras con las que debe lidiar la lata es la creencia instalada de que es poco sano, con mucho conservante y glucosa, es decir, no es un producto natural.

En este sentido, Ernst sugirió que “falta una comunicación clara del sector para decirle al consumidor que en verdad el producto se conserva por la esterilización y por el azúcar, pero no porque se agregue algo. Eso es lo que la gente no sabe”.

El camino del cambio ya ha comenzado. Pensar de qué manera reposicionar el consumo y generar una visión estratégica para el abrir nuevos mercados es el desafío. “Las diferentes asociaciones están trabajando para darle un nuevo vuelco a la comunicación, para acercarlo más a la gente joven, para asociarlo a la belleza natural de Mendoza, como lo hace el sector vitivinícola”, explica Ernst. Además, recomienda trabajar en la innovación del diseño de etiquetas y posicionarlo en recetas gourmet no estrictamente asociadas a postres sino también incluyéndolo en platos salados.