En lo que va de 2019, la Dirección de Hidrocarburos de Mendoza ha concretado 50 inspecciones en yacimientos operativos de toda la provincia. Se controló el cumplimiento de las inversiones pactadas en las concesiones, la seguridad de las operaciones y la gestión ambiental.

Gracias a estas inspecciones, en las que participa un equipo compuesto por geólogos, ingenieros y técnicos especializados, determinaron los incumplimientos en compromisos de inversión de Chañares Herrados.

“Además de la quita de concesión a Medianito SA de Chañares Herrados, hicimos un inventario general de lo que quedó en el yacimiento”, explicó Jorge Peñaloza, jefe de inspectores de la Dirección de Hidrocarburos.

Peñaloza señaló que hasta junio han sido inspeccionadas las cuencas Cuyana y la llamada Neuquina, ubicada en Malargüe, que registra constante crecimiento gracias a las expectativas de Vaca Muerta.

A las inspecciones se sumaron reuniones de resultados 2018 y de proyectos 2019 con cinco compañías: Pluspetrol (yacimiento CNQ-7/A), Petroquímica Comodoro Rivadavia (El Sosneado), El Trébol (Puesto Muñoz y Puesto Rojas), Aconcagua (Atuel Norte, de San Rafael, y Puesto Pozo Cercado Oriental, en Tupungato), además de todos los yacimientos que explota la estatal YPF.

Caducidad ante incumplimientos

El objetivo de estas inspecciones es controlar y seguir de cerca las concesiones que otorga la provincia para exploración y explotación hidrocarburífera, de modo que se cumplan las pautas de inversión y de seguridad en las operaciones.

En mayo, el Gobierno de Mendoza declaró caduca la concesión por incumplimiento a Chañares Herrados SA, ya que los profesionales y técnicos inspectores constataron que la empresa no realizó las inversiones establecidas en el acta acuerdo firmada en 2017, que a su vez estaba orientada a subsanar incumplimientos anteriores.

El Gobierno había solicitado en reiteradas ocasiones que garantizara los casi 200 millones de dólares que debía invertir entre 2011 y 2015.

En casi ocho años, Chañares Herrados Sociedad Anónima (CHASA) firmó distintas actas de compromiso con el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, pero finalmente no cumplió y la concesión se declaró caduca.