El objetivo principal del encuentro fue reflexionar, analizar y sugerir mejoras en función de las lecciones aprendidas durante la ejecución de los proyectos de riego del PROSAP y cómo influye esto en las obras que se están realizando o que se desarrollarán próximamente. 

Así mismo, se debatió como impactaría dicho aprendizaje en posibles futuros proyectos de riego, a través de una nueva operación de préstamo que financiaría el BID. 
“Nos visitaron del BID para hacer un seguimiento de las actividades que Irrigación está haciendo con el PROSAP, y el objetivo que nos plantean es hacer un balance sobre las lecciones aprendidas en la ejecución de obras con PROSAP, cuáles son las recomendaciones y cómo seguir a futuro con posibles nuevas obras”, detalló el superintendente de Irrigación José Luis Alvarez.
“Fue una reunión programada dentro del proceso de evaluación final de la inversión que realizamos, mediante un préstamo al PROSAP por una suma de 200 millones de dólares, de los cuales buena parte llegó a Irrigación para financiar proyectos hídricos importantes. Queríamos saber qué aprendizaje surgió de la ejecución de distintas obras, para formular nuevas operaciones en el futuro para el PROSAP y para Mendoza. Estuvimos discutiendo los factores que explican por qué un proyecto es exitoso y cuáles son los errores a corregir, para mejorar el diseño de nuevas operaciones”, finalizó Ricardo Vargas del Valle, Jefe de Proyectos del BID.
Una de las grandes obras que se encuentran financiadas bajo esta formalidad son las de modernización de la Quinta Zona de Riego, por un monto de $ 300 millones.
En adjunto van fotos que corresponden a la reunión y a las obras en la quinta zona de riego.
]]>