Se trata de la segunda licitación que encarará la actual gestión, dentro de la Empresa Provincial de Energía, EMESA, para lo cual se espera que en breve se publique el decreto de transferencia de las áreas. Pero en esta oportunidad son bajas las expectativas de que la empresa nacional YPF participe del proceso ya que “está apuntando a proyectos de más de 100 millones de dólares, y ninguna de estas áreas tiene esa dimensión”, aseguró el titular de EMESA, Alejandro Neme.
Esto se da luego de que en mayo de este mismo año la firma conducida por Miguel Galuccio se bajara del proceso por 8 áreas, molesto por la decisión de Pérez de no haber cambiado las condiciones del pliego. Es que le exigía eliminar el “carrier”, es decir el porcentaje de participación que le quedaría a EMESA sin necesidad de invertir. Si bien en un principio el mandatario mantuvo una negativa rotunda, en el medio y con el trasfondo de la discusión de la ley de hidrocarburos (ya sancionada) la postura fue flexibilizándose para no alejar a YPF de la competencia, teniendo en cuenta que es uno de los actores más fuertes del negocio y las consecuencias políticas. “La intención es no confrontar con la ley nacional”, admitió el propio Neme en diálogo con la prensa tras el anuncio de Pérez. Sin embargo, el carrier se mantendrá con algunas posibilidades de cambios para la licitación de CC-17-C, Sierra Azul Sur-Calmuco, Cerro Manzano C, D y F, Loma Cortaderal y Doña Juana. “CCB-17C” está en la cuenca cuyana y fue transferidas a EMESA, Sierra Azul Sur y Cerro Manzano C que en el proceso anterior quedaron sin interesados por cuestiones administrativas, Cerro Manzano D y Cerro Manzano F, que no recibieron ofertas en la licitación de mayo mientras que “Loma Cortaderal” y “Cerro Doña Juana son áreas ya explotadas que la empresa Geopark decidió revertir de forma voluntaria.
]]>