EGG Educación es un proyecto educativo que nació hace 6 años en Mendoza de la mano de Ignacio Gómez Portillo y Carolina Pérez Mora. Hoy, con un equipo de 50 personas y una metodología con base en la colaboración humana, brinda cursos de capacitación y preuniversitarios en Argentina y Chile.

Inversiones y nuevos proyectos

En el año 2018, EGG (huevo en inglés) fue impulsado por la aceleradora local Embarca y en ese momento recibió 50.000 dólares para su desarrollo. A fines de 2019, a través de Alaya Capital Partners obtuvo una nueva inversión, esta vez de 850.000 dólares. (De ese fondo participaron Robi Souviron, fundador de Despegar.com y Luis Robbio, fundador de Belatrix).

El próximo desembolso con el que espera contar la empresa ronda entre 3 y 4 millones de dólares y está previsto para marzo de 2021. Para conseguirlo, ya hay conversaciones avanzadas con posibles fondos de inversión.

Carolina Pérez Mora, directora y co-fundadora de EGG

“Este año pusimos a punto un edificio de 2500 m2 ubicado en la calle Barcala de Ciudad. La inversión total fue de 400.000 dólares y cuando estábamos a punto de inaugurarlo comenzó la cuarentena obligatoria. La sede está cero kilómetro para cuando podamos retomar con la modalidad presencial”, comenta Nacho Gómez Portillo.

El cambio de planes no fue un impedimento para que EGG concretara otros proyectos. “En Chile ya estamos trabajando en conjunto con la ‘Fundación de las Familias’ que depende del gobierno. 750 estudiantes de comunas marginales se están formando para el ingreso a la universidad. También arrancamos con un curso de programación para 100 mujeres. Se están abriendo grandes puertas y nos alegra comprobar que nuestra herramienta potencia el aprendizaje y permite integrar lo social”, destaca.

La esencia está en la metodología

Hoy, la oferta de capacitación de EGG está orientada al marketing digital y a la programación a través de cursos intensivos. Asimismo, EGG dicta preuniversitarios para el ingreso a Medicina, Ingeniería y Arquitectura. Además, varios colegios y universidades (entre ellos, San Andrés de Buenos Aires; San Jorge, Tomás Edison y Portezuelo de Mendoza; la UNCuyo y la Universidad de Mendoza) ya han incorporado su modelo de aprendizaje. En total, hoy EGG cuenta con 5000 estudiantes.

Ignacio Gómez Portillo, Director y co fundador de EGG

“Definitivamente, la esencia de nuestro proyecto está en la metodología”, asegura Nato Esteller, director del curso de marketing digital. “A través de algoritmos analizamos información sobre las relaciones humanas que permite definir combinaciones óptimas para el trabajo en equipo, donde prima la cooperación.

La cuarentena reforzó lo que ya veníamos haciendo y pudimos adaptar perfectamente la metodología al mundo online: las mesas de trabajo, la rotación con distintos compañeros y el rol del facilitador se mantienen igual. Vinculamos nuestra propia tecnología con Zoom y de esa forma concretamos todos los cursos. Previo a esta situación ya teníamos desarrollado un soporte de contenidos digital muy fuerte y un canal de YouTube con 30.000 suscriptores, lo que facilitó la tarea”, nos cuenta.

“La idea es lanzar nuevos cursos de aquí a fin de año. La modalidad 100 % online permite cubrir otros mercados sin infraestructura y que de este modo, el proyecto siga creciendo”, finaliza.