El sistema está en el laboratorio de Normas Analíticas Especiales de la Sede Central, dependiente de la Subgerencia de Investigación para la Fiscalización. También se está dictando la capacitación para el personal que ha sido asignado para el desarrollo de esta tarea.
La inversión, que ascendió a 450.000 dólares, se concretó en el marco del Proyecto de Actualización y Modernización Técnico-Operativa para la Eficientización de su Labor Fiscalizadora y de Promoción de la Vitivinicultura Nacional, que cuenta con la asistencia de Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP).
En cuanto a sus especificaciones, el equipamiento es un sistema de cromatografía de Ultra Alta Performance acoplado a un espectrómetro de masas. Se destaca que el INV cuenta con un equipo de las mismas características, que fue incorporado en el 2010, para oficializar el método: “Determinación de natamicina en el vino por cromatografía líquida de ultra alta resolución masa/masa”.
Este equipo es necesario porque el INV realiza, a través del Departamento Normas Analíticas Especiales (DNAE), tareas de investigación que dan origen a las metodologías analíticas de control y a la normativa correspondiente para su oficialización.

El DNAE investiga y desarrolla métodos de identificación de sustancias naturales presentes en las uvas, los compuestos que estas sustancias originan en los vinos y compuestos no naturales provenientes de prácticas lícitas e ilícitas o fraudulentas. También investiga la presencia de sustancias potencialmente peligrosas para la salud como son los residuos de pesticidas y sus metabolitos, antibióticos y sus metabolitos, enzimas, aminas biógenas, alérgenos y sustancias que pueden ser cedidas por los elementos que están en contacto con el vino: vasijas, envases y tapones.

Con respecto al tema de pesticidas, en el marco normativo internacional existen por parte de los Estados y de los importadores una demanda creciente por obtener productos con un contenido cada vez menor. Esto motiva que los Estados están estableciendo límites cada vez más bajos y en algunos casos el Límite Máximo de Residuos (LMR) de pesticidas se ubica en el límite inferior de detección analítica, lo que genera que los países exportadores de vino, tengan que ejercer un mayor control sobre el tema pesticidas y utilizar equipamiento de mayor sensibilidad analítica

De este modo, el INV cumple con el desarrollo de su proyecto de modernización, en beneficio de la vitivinicultura argentina, que entre sus puntos fundamentales contempla la ejecución de obras edilicias en las distintas delegaciones del país, incorporación de equipos de última generación para los laboratorios fijos y móviles; y la capacitación permanente de los recursos humanos. 
]]>