Periodista

Este año, el 98% de las operaciones realizadas en el sector inmobiliario corresponden a la plaza residencial. Es decir, a familias que compran o venden lotes, departamentos o casas con el fin de mudarse y mejorar su calidad de vida con los ahorros que han logrado reunir y que han decidido invertir antes de perderlos o que se desvalorizaran.

Así lo explicaron desde Remax Argentina que advirtieron que el año pasado, el 84% de las operaciones se lo llevaban las mudanzas y el 16% restante correspondía a ventas o compras por parte de inversores o desarrollistas con el fin de mejorar áreas a fin de obtener mayor rentabilidad.

En medio de la pandemia, se observó una acumulación de la oferta y cierta retracción de la demanda lo que no implicó un parate total en el sector que –una vez superada la fase uno del aislamiento- comenzó a tener un movimiento que pocos esperaban. Desde este punto de vista, se observa un mercado inmobiliario activo debido a que muchas personas están tomando decisiones en relación a su vivienda.

Sebastián Sosa, presidente de Remax Argentina

“Agosto, septiembre y octubre mostraron cifras y consultas que ni el más optimista hubiera imaginado en el sector”, expresó Sebastián Sosa, presidente de Remax Argentina.
Por otra parte, el ejecutivo admitió que en el último mes el movimiento decayó un poco debido –a su juicio- a cierto desánimo provocado por los vaivenes del dólar y la mayor incertidumbre económica.

En este contexto, se observa un crecimiento de complejos de departamentos y casas en barrios semiprivados; que son los que mayor movimiento tienen en Mendoza.