Roberto Drazich es oriundo de San Martín, Mendoza y desde el año 2011 es dueño de Roberto Drazich, Desarrollos e Inversiones Inmobiliarias en toda la provincia. En 2018, junto a su mujer, Luciana Rosas, fundó dos espacios de coworking temáticos: Whale Quinta y Whale Chacras.

“La idea de estos espacios surgió de una necesidad personal de contar con un lugar cómodo y descontracturado para trabajar. Hace casi dos años inauguramos Whale Quinta, ubicado sobre la calle Roca de la Quinta Sección, orientado a personas creativas que necesitan encontrar los recursos necesarios para que su proyecto crezca. Luego abrimos Whale Chacras, pensando siempre en la comodidad de los coworkers, que buscan expandirse hacia nuevos lugares. Está ubicado en unos de los lugares más lindos de Chacras, en el mismo predio de Barijho, El Mercadito y La Taverna”, cuenta Roberto.

Ambos espacios cuentan con aproximadamente 60 coworkers que trabajan allí.

Un árbol por persona

En 2019, Roberto y Luciana crearon “A Tree to Breathe”, una fundación que tiene como meta, plantar un árbol por persona que habita el planeta, es decir, 7550 millones de árboles. Con financiamiento propio, desde allí ejecutan acciones para reutilizar plástico y destinarlo a la industria de la construcción y concientizar sobre el cuidado del medioambiente en distintos países del mundo.

“Este diciembre daremos inicio a una serie de actividades globales con la fundación. La primera será junto a las ONG Meraki Bay de España y WHALE de Ciudad del Cabo con quienes desarrollaremos el #proyectoACE (árboles culturales energéticos).

Construiremos un árbol baobab con plástico recuperado de la Bahía de Hamgberg que será la base para la instalación de paneles solares. Ya tenemos 700 ecoladrillos fabricados con plástico, 1800 botellas y 1000 kg de tela recuperada para cubrirlo. La idea es brindar a más de 900 chicos de la zona una fuente de energía renovable y continuar con el mensaje del cuidado de nuestro planeta que empezamos a principio de año en Costa Rica, con la construcción de una ballena gigante de plástico recuperado del Océano Pacífico.

La segunda actividad será global. Para los días 6, 7 y 8 de diciembre hemos organizado forestaciones en los 5 continentes. Invitamos a todas las personas a sumarse plantando un árbol y compartiéndolo a través de nuestra web http://atreetobreathe.org/ Finalizaremos con una charla y la presentación formal de la fundación en Ciudad del Cabo”, subraya.

Una gran ballena de plástico

En enero de este año, la pareja Drazich-Rosas fue noticia en varios medios de comunicación de Latinoamérica y el mundo. El motivo fue la organización de una colecta de 3000 kg de plástico en Costa Rica con el que construyeron a ESI, una enorme ballena en la playa Ocotal. A raíz de esta iniciativa, a la playa le dieron el galardón de la Bandera Azul, lo que implica que su flora y fauna estarán siempre protegidas.

A través de este emprendimiento, que se llamó #proyectoTARA, se fabricaron además, elementos sustentables para la construcción y mobiliario urbano con plástico recuperado. En el mes de mayo, el proyecto fue distinguido como una de las 10 empresas más queridas de Mendoza, votada por el público.

“Junto a Luciana estamos agradecidos por nuestros hijos y por todo lo que hemos logrado. Por eso, buscamos maneras de devolver de alguna manera lo que hemos recibido a través de causas que nos movilizan”, concluye.