En agosto nació B3, una empresa de impacto que crearon Eduardo Serantes, Goni Campos, Manu Costa y Nacho Campos. “Hacemos casas modulares, buenas, bonitas y baratas”, es su leitmotiv.

“Si bien esta era una idea que veníamos charlando desde hace un tiempo (los chicos, especialmente, la vienen pensando desde hace años), las circunstancias hicieron que todo el proceso inicial de crear una empresa, sucediera en medio de la cuarentena. Esto, como todas las experiencias, nos dejó sus aprendizajes”, contaron los emprendedores.

“El primer problema fue que el modelo que habíamos pensado para B3 era un modelo comercial basado en la cercanía. Necesitábamos ver al usuario, caminar por distintos barrios del país y charlar con los vecinos, preguntarles qué problemas tienen en sus casas, qué soluciones conocen, qué necesitan y cómo. A nuestro favor teníamos unos cuantos años de experiencia en el sector público y social, especialmente en sectores dedicados a solucionar problemas de vivienda. Y ahora, que nos podemos mover de a poco, sí estamos teniendo esas charlas en distintos barrios que nos dan un panorama más completo y nos adelanta si la idea sirve o no sirve”.

En B3 construyen casas modulares. Significa que se arman de a partes. Se puede adquirir una casa entera, pero también se puede empezar con lo que se tiene y después sumar módulos.

El bajo costo y la velocidad de construcción fueron los dos factores clave en el modelo de negocio.

También de deconstrucción, porque se pueden desarmar y volver a armar en otro lado.
El equipo de B3 tiene un mix de conocimientos de arquitectura, ingeniería, negocios, psicología, diseño, con experiencia en el sector público, en el sector social y en el privado.