Empresa israelí, líder mundial en viticultura de precisión, empezó a operar en Mendoza

Taranis la plataforma de inteligencia artificial que empezó a operar en Mendoza en viticultura de precisión recibió una inyección de capital de U$S 20 millones / Por Oscar Pinco

Compartir

Taranis, la plataforma de inteligencia artificial para la tecnología agrícola que utiliza la exploración aérea y el aprendizaje profundo para identificar posibles problemas de cultivos, y que comenzó a incursionar en Mendoza durante estas últimas semanas para aplicar su expertise a la viticultura de precisión, anunció esta semana que ha recaudado 20 millones de dólares como parte de una inyección de capital, a partir de acciones denominados “Serie B”, cuyos papeles negociables han sido liderados por Viola Ventures.

También participaron los inversionistas ya existentes en la compañía de capitales israelíes, Nutrien (uno de los mayores productores de fertilizantes del mundo); la división de capital de riesgo Wilbur-Ellis Cavallo Ventures; y Sumitomo Corporation Europe.

Taranis -con sede en Tel Aviv- cuya tecnología de imágenes aéreas, llevada en aviones no tripulados de alta velocidad (drones) o en aviones tripulados, se usa actualmente en campos, granjas y fincas de Argentina, Brasil, Rusia, Ucrania y Estados Unidos, entre otros, y con esta ronda de financiamiento e inyección de capital, planea desarrollarse en la viticultura y expandirse a más países de la región y de otras latitudes, incluida Australia.

Fundada en 2015 por Ofir Schlam, Asaf Horvitz, Eli Bukchin, y Ayal Karmi para aumentar la producción de alimentos, el software de Taranis apunta a cultivos extensivos básicos como la soja, maíz, trigo, algodón, caña de azúcar y papas, entre otros, y ahora empezaron a incursionar con Mendoza como primer objetivo en los viñedos, en lo que ellos denominan como un mercado de nicho. Identifica posibles problemas de cultivos, incluidos daños por insectos, plagas, deficiencias de nutrientes, falta de riego o exceso de agua, y enfermedades, y brinda a los agricultores imágenes magnificadas y de alta resolución que son lo suficientemente detalladas para (por ejemplo) permitirles ver qué insectos están comiendo sus plantas, o determinar en tiempo real los daños producidos por heladas o granizo.

En un comunicado de prensa, el socio de Viola Ventures, Zvika Orron, anunció: “Después de analizar la industria de la agricultura digital, con orgullo elegimos a Taranis como nuestra primera inversión en este espacio. Taranis tiene todos los ingredientes necesarios para convertirse en el líder en digitalización de granjas: una solución integral de agricultura de precisión, socios líderes de la industria para escalar y penetrar en el mercado y un equipo apasionado para hacer que todo suceda”.

El monitoreo tradicional de cultivos es laborioso y no siempre es preciso, incluso con el uso de sensores para rastrear la calidad del suelo, los niveles de fertilizantes, los insectos y otros problemas. Otras empresas respaldadas por capital de riesgo que utilizan visión por computadora y tecnología basada en AI (Inteligencia Artificial según sus iniciales en inglés) para hacer que el proceso sea más eficiente, (y es un campo en constante en lo que es la “agricultura de precisión”) incluyen Prospera -que también se basa en Tel Aviv-, Arable y Ceres Imaging.

Los gigantes agrícolas también han comenzado a comprar nuevas empresas de agricultura de precisión, incentivados por el posicionamiento que van ganado, y como ejemplo de ello, en los últimos 12 meses, Deere acordó comprar Blue River, y la startup brasileña Strider fue comprada por Syngenta.