No es una novedad que uno de los grandes problemas que afronta la industria del conocimiento es la falta de recurso humano calificado. Es por eso que el sector empresario planteó el tema en una mesa de reuniones donde participaron, además, las universidades y el Gobierno. La propuesta de las empresas es que haya un cambio de paradigma y se acorten las carreras universitarias para que los estudiantes ingresen rápidamente al mundo laboral.

El ministro de Economía, Enrique Vaquié, indicó que la educación es uno de los pilares fundamentales para el sector. Es por eso que solicitó que las universidades articulen con la Dirección General de Escuelas y presenten un proyecto estratégico a largo plazo donde se planteen los cambios necesarios que deben tener en cuenta.

“Tenemos que ver cómo empezamos a tener una idea desde el sector para que las universidades hagan cambios para la demanda de capital humano, que es una de las problemáticas de la industria”, agregó el funcionario.

Por su parte, Eduardo Colomer, director de Softnuvó, señaló que el sector es muy dinámico y cambiante y la educación debe estar a la altura de estos cambios.

“Actualmente, los profesionales que estudian en la universidad no están siendo formados con el tiempo y la calidad que se demandan y abandonan antes de terminar porque empiezan a trabajar. Nuestro aporte como empresarios es ayudar a cambiar la estructura a largo plazo”, sostuvo y agregó que para ser competitivos con los países del primer mundo hay que modificar el sistema educativo.

En la misma línea, Rafael Kemelmajer, director de Quinto Impacto, manifestó la importancia de empezar a crear carreras más cortas que les permita a los jóvenes entrar rápidamente en el mercado laboral.

El empresario destacó que no sólo son requeridos profesionales que hacen desarrollo de software sino también dedicados a la inteligencia artificial, robótica, big data y experiencia de usuario.

“Hoy no logramos cubrir esta demanda, vemos una gran oportunidad de trabajo para los chicos de Mendoza para la provincia y para la demanda mundial”, agregó Kemelmajer.

Conectividad, una de las grandes falencias de la provincia

Mendoza tiene de velocidad de promedio de conexión fija a internet 6,11 megabits por segundo (MBps). La provincia continúa siendo una de las más lentas del país, según el informe de la ENACOM del último trimestre de 2019.

Capital Federal y Buenos Aires son las dos localidades con mejor conexión del país con un promedio de 38,71 MBps y 25,68 MBps respectivamente.

En este sentido, los empresarios indicaron que se necesita mejorar la conectividad para poder avanzar con robótica, inteligencia articial, etc.

Vaquié aseguró el problema se suscita en los municipios ya que las empresas telefónicas necesitan que las comunas se pongan de acuerdo en torno a los impuestos y requerimientos administrativos para la instalación de postes y antenas.

Semanas atrás, el intendente de Capital, Ulpiano Suarez había manifestado que es necesario un plan integral que simplifique trámites, brinde seguridad jurídica y, por último, unifique criterios para cobrar las tasas municipales.

En este sentido, el funcionario detalló que un alto porcentaje de antenas no tiene terminado el trámite de habilitación – del cual interviene Provincia y Municipio – debido a “gran parte a lo engorroso, otra porque hay municipios que cobran una locura de tasas y también por la picardía de las empresas”.

Según indicó, durante su gestión en la Subsecretaría de Modernización, hubo avances en la materia pero “no alcanzó”. De hecho, en octubre pasado se realizó un encuentro “Despliegue de Red en Mendoza” del cual participaron empresas privadas y representantes de cada municipio y tenía como objetivo “avanzar en un plan integral que mejore la calidad de conexión”. Fuente: diario El Sol