Aunque suelen ajustarse trimestralmente, los profesionales de la construcción descartan que los honorarios vengan a complejizar aún más la situación de los mendocinos enfocados en hacer su casa. “Si bien no están regulados y correspondería actualizarlos desde enero, en la práctica difícilmente tenga impacto en un contexto de escasez de trabajo”, consideró Daniel Dimaría, presidente del Centro de Ingenieros de Mendoza.

Hasta entonces, la diferencia se nota mucho más si se hace foco en los materiales: en la última medición se observa una suba mensual del precio de los materiales de 3.79% y una suba interanual de 66.18%.

Entre los insumos que más arrastran el número 1 indiscutido siguen ocupándolos los ladrillones, que con un 7.4% (la mitad de lo que fue suba en noviembre) entre marzo y diciembre ya aumentaron 305%. De a poco, el valor de este insumo fundamental se acerca a los $30 mil por cada mil unidades, casi 4 veces lo que costaba hasta el primer trimestre del año.

Comparativamente, en el caso del cemento los proveedores apuntan cierta estabilidad en un contexto complejo en que puede haber movimientos a raíz del conflicto que restringió la oferta de Loma Negra. Con la bolsa por 50 kilos en torno a los $550/$580, significa un incremento del 10% aproximadamente (la referencia es Holcim, el mayor jugador del mercado), aunque en algunos corralones pueden conseguirse ofertas por hasta $500.

Una problemática viene agudizándose: la falta de stock de hierro y perfiles y chapas. Un ejemplo es el alambre: el kilo pasó de $180 en octubre a los actuales $450, mientras que el hierro subió 100% en ese lapso y el aluminio un 25% este mes. Para quienes están en el día a día, “en negocios grandes cuesta conseguir hasta clavos. No hay cantidades como las que demandan las obras; en negocios chicos y ferreterías se venden contadas unidades”.

Si bien aplican una política restrictiva con sus clientes (las cotizaciones tienen vigencia de 1 día a una semana como máximo), la mayoría culpa en buena medida a los grandes formadores de precio, como Acindar. En la cadena comercial aseguran que ya se entrega mercadería sin precios y “a facturar”. “¿Quienes pueden animarse a adquirir esos productos en tales condiciones?”, se preguntan.

Por otra parte, hay realidades contrapuestas. Como la de los áridos y el hormigón elaborado, que tuvieron un leve descenso que en el sector vinculan a la incertidumbre respecto a la cotización del dólar.