La cuarentena pateó el tablero de todos los sectores y el arte no fue la excepción. Apelando a la creatividad, los artistas locales renovaron sus propuestas de entretenimiento para llevar alegría y humor a las casas en este momento particular.

Agustín Saitta es arquitecto y mago profesional. Durante la cuarentena aprovechó para retomar la magia que hacía un tiempo había quedado relegada por cuestiones familiares y laborales. “Volví a estudiar y a capacitarme en lo que es mi pasión y durante estos meses he realizado shows virtuales por Zoom junto a distintas marcas y emprendimientos. Por ejemplo, en algunos casos, con la compra de determinado producto/servicio se otorga a los clientes un link de acceso al evento”, comenta.

Agustín Saitta es arquitecto y mago profesional.

En cuanto al valor de los espectáculos indica: “Depende de la cantidad de público y del cliente. No es lo mismo un show para un cumpleaños con 15 personas conectadas que uno para 70 personas, se preparan de manera diferente pero son muy accesibles y más en estos tiempos complicados”.

Además de los shows, a través de su cuenta en Instagram @mago.agustinsaitta, Agustín comparte con sus seguidores trucos de magia de cerca con cartas, monedas y pañuelos donde el humor siempre está presente y participa de diversas transmisiones en vivo.

Leticia Gili es una actriz consagrada de la provincia, profesora de Teatro, discípula de Ernesto Suárez y famosa por crear personajes inolvidables como la doctora Kiss.

“Por un lado, en estos meses comencé a dar clases online y con un grupo estamos por estrenar una obra virtual. Por el otro, junto a Miranda Sauervein ofrecemos por Meet la obra ‘El miedo de toda mujer’ para cumpleaños, despedidas de solteras, baby showers, entre otros eventos. Con mi pareja Esteban Agnello realizamos animaciones e improvisaciones a medida. En ocasiones, algunos organismos nos contratan para abordar efemérides de salud o temas educativos desde el humor. También realizo videos personalizados para festejos virtuales, reuniones familiares o de amigos que quieren pasar un buen momento en este contexto difícil y actividades para niños”, destaca.

Los costos de un show online de 40 minutos se ubican entre $ 5.000 y 6.000. “En los casos de las funciones abiertas, por lo general, las entradas son de $ 300, un monto sumamente accesible, teniendo en cuenta que con el link acceden todos los miembros de una familia. Hay gente que valora el arte y por propia voluntad paga más”, agrega.

Desde facebook.com/leti.gili y los perfiles en Instagram @letigili, @laspu.ercas y @teatropelado se puede acceder a toda la oferta teatral.

Para los más chicos, el espacio literario “Laberinto taller de cuentos” con más de 20 años de trayectoria en la provincia, también se reinventó con nuevas propuestas virtuales.

Laura Estévez, su fundadora y coordinadora, nos cuenta: “Los talleres de este espacio tienen como propósito incentivar el amor por la lectura, favorecer la comprensión y producción de textos y desarrollar la expresión, la imaginación y la creatividad. Están orientados a niños desde los 3 años de edad hasta adolescentes.

Este año, debimos adaptar nuestra oferta al formato online con distintas modalidades. Desarrollamos talleres virtuales semanales por Zoom para niños a partir de los 7 años con narración de cuentos y actividades teatrales. También armamos packs para niños más pequeños (de nivel inicial y primer ciclo) que incluyen videos con narraciones y actividades lúdicas. A su vez, estos packs están adaptados y disponibles para los docentes que necesitan encontrar nuevas maneras de llegar a los niños desde la virtualidad.

Como manera de incentivar las propuestas lanzamos una promoción especial de $ 1800 por cada pack particular de narraciones y de $ 2000 para los de docentes que se pueden compartir entre 4 personas. La cuota de los talleres virtuales semanales es de $ 2200 por mes”.

La respuesta del público

Quisimos saber cómo fue la reacción del público a esta nueva modalidad de entretenimiento y nuestros entrevistados compartieron sus experiencias.

“En mi caso ha sido mejor de lo que esperaba. Mucha gente piensa que un show virtual es lo mismo que ver un programa de televisión pero la realidad es que es 100 % interactivo. Sorprendés al que está en pantuflas sentado en el sillón desmuteándolo y pidiéndole que nombre una carta de poker por ejemplo. La gente se divierte mucho y participa. Creo que esta modalidad llegó para quedarse. Tiene sus pros y contras como todo, pero ya está instalada”, Agustín Saitta.

“Si bien la respuesta del público ha sido muy buena es importante la repeartura de los teatros; el formato virtual no es lo mismo para los artistas ni para los espectadores. La cantidad de personas se reduce con esta modalidad, lo que también impacta económicamente en nuestro trabajo”, Leticia Gili.

“La comunidad de Laberinto ha acompañado de manera positiva las propuestas virtuales que nos han permitido sostener el proyecto durante el año. Incluso, el 31 de octubre realizamos la Fiesta del Futre online como una alternativa local a la celebración de Halloween; fue una experiencia hermosa y contó con gran participación del público. De todos modos esperamos retomar la actividad presencial. Hoy el espacio se encuentra sobre calle Lemos de Godoy Cruz pero es probable que nos mudemos a fin de año”, Laura Estévez.