La pandemia generó un éxodo de las grandes ciudades, según un informe publicado por revista Apertura. En particular, de Buenos Aires. Muchos porteños tomaron migraron hacia el conurbano, a zonas como Tigre, Pilar o Escobar. Pero, también, están los más arriesgados, que buscan un cambio de vida más contundente y se mudan hacia el interior del país, en busca de otro estilo de vida.

Después de Córdoba, uno de los destinos más elegidos es la provincia de Mendoza. “Hay muchas empresas que se están radicando acá, la industria vitivinícola es muy grande y esto genera gran movimiento y oportunidades de trabajo”, remarca Federico Zafagnini, empresario inmobiliario mendocino.

“Lo que más busca la gente es instalarse en casas. En las afueras de Mendoza, hay casas y lotes a precios más que accesibles y a pocos minutos de la ciudad. Hoy, es un destino más que elegido”, asegura. “La demanda se mantiene constante desde mediados del año pasado”, agrega.

Según el informe de Zonaprop, Mendoza ocupa el segundo puesto como la capital más económica para alquilar. Allí, la renta de un departamento de dos ambientes y 50 m2 tiene un valor medio de $ 22.000 por mes. Uno de tres ambientes y 70 m2 se alquila por $ 27.750.

Por su parte, el valor promedio del metro cuadrado en Mendoza se ubica en u$s 1227 para quienes quieren comprar. Es decir que un departamento de 50 m2 cuesta, en promedio, u$s 63.100 y uno de tres ambientes se compra por u$s 89.900.