La fábrica mendocina de aviones agrícolas Laviasa, una de las cinco que hay en el mundo, corre serio riesgo de cierre porque la Aduana paralizó su producción hace 8 meses.

La firma ya fabricó 60 aviones y para ello importó siempre los motores desde Estados Unidos, sin embargo, en abril la delegación local le retuvo un motor alegando que es usado, aunque la firma aportó la documentación que -asegura- demuestra que es nuevo. Esa pieza es fundamental para poder ensamblar y vender un avión fumigador valuado en U$S300.000 ($11.400.000).

Desde Aduana aseguran que la empresa pudo llevarse el motor en garantía pagando una caución que sería de hasta 5 veces el valor del motor (que rondaría los U$S 50.000) hasta tanto se defina la divergencia administrativa, pero que se negó a optar por esa posibilidad.

Ante la eterna dilación y la imposibilidad de producir, el titular de Laviasa, Manuel Prieto, le envió una carta al presidente Mauricio Macri pidiéndole que interceda.

“Este freno nos pone a las puertas del cierre. Desde el 26 de abril sólo estamos produciendo repuestos y nada más porque nos falta ese motor que es fundamental para el montaje. Ya hemos recibido 60 motores de la misma fábrica y nunca hubo problemas. Ahora, si nuestra fábrica no puede recibir ese insumo importado, tendría que cerrar porque el avión precisa ese componente. El Gobierno pregona que vengan inversores, pero resulta que hay un vacío jurídico con las importaciones que desalienta a cualquiera que quiera venir”, explicó Prieto.

Esta pyme de capital enteramente local emplea hoy a más de 20 trabajadores.

Según el empresario, el primer freno que encontró este insumo radicó en la imposibilidad de parte del personal de Aduana de interpretar los documentos que certificaban su procedencia y la de sus componentes.

“La persona que retuvo el motor es un verificador del aeropuerto que no habla inglés, no puede leer los documentos técnicos que suponen las importaciones y ha traducido muy mal algunos párrafos. Todo eso lo hemos denunciado en el expediente”, aseguró Prieto.

Ante el perjuicio que les provoca la paralización de la producción, sumado a los posibles reclamos del comprador del avión, que ya hizo una entrega de dinero y sigue esperando la aeronave, desde la empresa Laviasa enviaron una nota al jefe de departamento de Aduanas de Mendoza, Lucas Moyano y Sierra, pero no recibieron respuesta. Eso los motivó para llevar el caso hasta la Casa Rosada y escribirle al Presidente.

Le piden a Macri que interceda

En la nota fechada el 11 de este mes, Prieto interioriza al presidente Macri de la situación y le pide: “Disponga la inmediata liberación de un motor de avión”.

Además remarca que la pieza marca Lycoming modelo IO-540-D4A5, número de serie L-37028-48E es nueva y no usada como adujo el verificador de Aduanas y que como prueba de ello en el expediente sumaron informes del fabricante del motor Lycoming Engines, de la Autoridad Aeronáutica Norteamericana, la Federal Aviation Administration, y de la Autoridad Aeronáutica Argentina: Administración Nacional de Aviación Civil.

Dos funciones

El avión Puelche III es un de los últimos aviones fumigadores -también se usa como remolcador de planeadores y en la vigilancia de incendios- que desarrolló la empresa Laviasa y es el primer avión argentino que fue aceptado y certificado por la Federal Aviation Administration (FAA) de Estados Unidos, que es el organismo rector mundial para este ámbito.

“Eso le abre a este aparato las puertas del mercado estadounidense, que podría ocuparlo para remplazar a los cerca de 700 aviones del mismo modelo que hace 30 años fabricó la Piper de ese país, pero el último que realizamos está parado por esta complicación absurda de Aduana”, resaltó Roberto Engroba, vicepresidente de Laviasa.

Engroba, que es brigadier retirado, remarcó que la empresa no podría utilizar un motor usado en un avión nuevo. “No podríamos, aunque quisiéramos, usar un motor usado en una aeronave que luego debe ser sometida a la inspección de las autoridades de la ANAC que resalta que debe cumplir con el requisito de ser nuevo”, dijo.

De ese modelo se hizo también una versión biplaza que es un avión entrenador, del cual existe sólo un prototipo en Córdoba, en la escuela de aviación. La aeronave se utiliza para realizar un programa de ensayos que hace la Fuerza Aérea a través de la Dirección de Investigación y Desarrollo con el INVAP (la sociedad del Estado denominada Investigaciones Aplicadas). Este último desarrolló cámaras de vigilancia para inteligencia aérea, sobretodo para luchar contra el narcotráfico en la frontera norte. Fuente: Diario Uno

]]>