Se aproxima un nuevo Día de la Madre y productores de flores y plantas mendocinos ven, en este 18 de octubre, la posibilidad de incrementar sus ventas. Es que, desde el inicio de la pandemia de COVID-19, el sector ha venido observando mermas considerables en sus ingresos e importantes pérdidas a raíz de las restricciones propias de la cuarentena.

Es por ello que desde el Ministerio de Economía y Energía, a través de la Dirección de Agricultura a cargo de Valentina Navarro Canafoglia, en conjunto con la Mesa Provincial de Floricultura y la Asociación de Viveristas de Mendoza, impulsaron la campaña de promoción “Un mimo a Mamá”, iniciativa que cuenta con la participación de referentes del sector de toda la provincia. La propuesta, tiene por objetivo impulsar las ventas en esta fecha que es considerada la más importante del año para el sector.

Además busca fomentar el consumo en los hogares, aprovechando de que se ha observado en los últimos días un leve repunte producto de que las familias han comenzado a destinar parte de su tiempo al arreglo de los espacios verdes disponibles en sus jardines y a la decoración de algunos sectores del hogar.

Debido a eso, desde la cartera económica provincial se puso a disposición el portal www.mendoza.gov.ar/economia/campana-diadelamadre-plantas/ donde se puede conocer en detalle los lugares en los que se podrá acceder a descuentos y promociones de cara a los festejos por el Día de la Madre.

Se trata de una misma campaña orientada a dos sectores muy vinculados y que tienen que ver, por un lado, con productores florícolas provinciales y, por el otro quienes se dedican a la producción en viveros.

“La provincia juega un rol fundamental. Desde nuestra cartera estamos trabajando no sólo en esta campaña sino en una serie de herramientas para apoyar al sector que se ha visto seriamente afectado por esta pandemia de COVID-19. No sólo somos la segunda provincia en cantidad de producción sino, además, en calidad de productos”, destacó la titular de Agricultura de la Provincia.

Navarro Canafoglia, añadió: “Hemos puesto a disposición herramientas de financiamiento mediante organismos provinciales. Entendemos que en estos momentos debemos estar al lado de nuestros productores brindando asistencia y acompañando en todo este proceso el cual demanda estar atentos e innovar para salir adelante”.

Asesoramiento al sector

Mendoza cuenta con al menos 100 productores florícolas distribuidos, en su gran mayoría, en los departamentos que conforman el denominado cinturón verde (Guaymallén, Maipú y Las Heras) y es la segunda en cantidad de superficie cultivada a nivel nacional, después de Buenos Aires. Esta posición se ve amenazada a raíz de que algunos productores han debido avanzar en la sustitución de parte de su producción por la de hortalizas como rúcula o perejil a raíz de la merma en las ventas por el coronavirus.

En Mendoza, la actividad del floricultor está representada por 4 instituciones (2 mercados cooperativos y 2 asociaciones) y en dos de ellas se desempeña la ing. Laura D´Agostino, quien es miembro de la Asociación Territorial de Viveristas Ornamentales de Mendoza, espacio donde ocupa el rol de coordinadora y secretaria, y de la Asociación de Floricultores “MaipúFlor”, implementando el programa “Cambio Rural” también como asesora desde 2018.

“Desde 2015 trabajo con productores de flores de Maipu, la Asociación está conformada por 21 socios. Comencé implementando el programa nacional donde trabajo como asesora y Nación hace un aporte por ese servicio. Este programa se terminó en el 2018 y yo seguí acompañándolos de manera particular”, comentó D´Agostino.

En el año 2017 se puso en marcha un trabajo conjunto entre todos los actores vinculados a la actividad y esto dio como resultado la creación de la “Mesa Provincial de Floricultura”, la cual está conformada por las entidades representativas antes mencionadas más el Instituto de Desarrollo Rural (IDR), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Facultas de Ciencias Agrarias.

En este sentido D´Agostino agregó: “El año pasado se incorporó la Municipalidad de Maipú que cedió un terreno para la formación de un mercado cooperativo que nos permita tener un mercado único. Ese proyecto se ha visto pospuesto momentáneamente hasta que las limitaciones impuestas por la pandemia de COVID-19 permitan avanzar en su desarrollo”.

Impacto de la pandemia

Según detalló D´Agostino, al no tratarse de un producto de primera necesidad, al principio de la cuarentena toda la producción de invierno debió tirarse y es por ello que los productores debieron buscar una alternativa económica que les permitiera seguir generando ingresos.

“Al cortarse las actividades en salones de fiestas, restaurantes, cementerios, comercios y eventos en general, la alternativa viable que los productores vieron fue la de avanzar en sustituir parte del cultivo de flores por el de hortalizas. A esto se suma que el mendocino no tiene la costumbre de tener un jarrón con flores como adorno y es por ello que desde la mesa estamos trabajando para incentivar esa cultura y promocionar el consumo”, añadió D´Agostino.

Según datos aportados por D´Agostino, Mendoza cuenta con unos 150 viveros, de los cuáles un 10% son productores. Muchas de las plantas, consideradas ornamentales, provienen de Buenos Aires. “Los que trabajan bajo el sistema de invernáculos tienen la posibilidad de cuidar un poco mejor sus plantas y mantenerlas. A diferencia de la producción de flores a cielo abierto, las plantas tienen un tiempo de duración mucho mayor”, resaltó la ingeniera.

“Sinceramente, desde que se comenzaron a reabrir las actividades comerciales en la provincia, este sector (viverista) movilizó nuevamente su actividad económica, incrementando considerablemente sus ventas. Esto se observa debido a que la sociedad, al no poder irse de vacaciones y ver que son pocas las posibilidades a mediano plazo de que esto se solucione, se ha volcado a los arreglos de sus jardines. Al principio de la pandemia, los productores de plantines ornamentales tuvieron que tirar la producción de invierno, pero la temporada de primavera-verano ya fue vendida en su totalidad”

Censo florícola

Según el último censo elaborado por el IDR, que se llevó a cabo en 2013, Mendoza es la segunda provincia a nivel nacional en cantidad de productores y la segunda en cantidad de superficie cultivada.

En 2019, luego de un trabajo conjunto entre las instituciones representativas del sector se constató que la provincia cuenta con unos 100 productores de los cuales un 95% desarrolla su actividad bajo cubierta.

El informe, elaborado por institución dependiente de la cartera económica de la provincia, destaca además que las especies cultivadas en el territorio provincial son principalmente los crisantemos, el clavel y la rosa, el lisianthus y los gladiolos. Las bulbosas, como tulipanes, astromelias y lilium, son escasas.

El cinturón verde de Mendoza, conformado por Guaymallén, Maipú y Las Heras), concentra el 94,5% de la superficie implantada con flores de la provincia. En segundo lugar, se encuentra el oasis Sur con un 2,6%, precisamente el departamento de San Rafael. Es notoria la escasa presencia de esta actividad en el Valle de Uco (Tunuyán, Tupungato, San Carlos) y del Este de la provincia. Maipú, en tanto, ocupa el primer lugar con el 47% de la superficie total, implantada con flores en Mendoza, superando a Guaymallén que concentra el 28%, y Las Heras que tiene el 19%.

El mayor porcentaje de propiedades se encuentra en el oasis Norte, especialmente en el cinturón verde de Mendoza. El departamento de Maipú agrupa el mayor número de establecimientos dedicados a la producción de flores de corte (48,5%). Sigue en importancia, Guaymallén, con el 29% de las explotaciones mientras que el departamento de Las Heras posee un 9% del total de las explotaciones.