Desde los años “90 el Grupo Presidente -conocido por sus desarrollos inmobiliarios en barrios cerrados, hoteles y el shopping Palmares en Mendoza- puso una pata en el Valle de Zonda con un emprendimiento de olivos y vid y cuenta actualmente con 200 hectáreas de uvas finas para vinificar. Pero ahora decidió apostar por la diversificación y aprovechando el posicionamiento que logró la empresa en la producción y exportación de frutos secos en al vecina provincia -es el cuarto productor argentino de nuez- anunció que hará una inversión millonaria para cultivar nogales en un terreno vecino a sus fincas, la propiedad Ex Leviand, adquirida en el 2017, y ubicada en el mismo departamento.

El grupo aspira a contar allí con 240 hectáreas de nogales para el año 2023, destinadas totalmente a la exportación, para lo cual arranca ahora con una inversión estimada superior a los 50 millones de pesos para plantar en una primera etapa 140 hectáreas, 20 este año y otras 120 hectáreas en el 2022.

El plan de negocios es agregar otras 100 hectáreas más al año siguiente, completando con una planta de lavado y secado cuya inversión aún no ha sido estimada. Así, la finca de 270 hectáreas de la Ex Leviand, que supo brillar con la uva de mesa hace 30 años, ahora será reconvertida en plantaciones de frutos secos, una actividad en la que el grupo inversor es un gran jugador en Mendoza, pero que está muy poco desarrollado en San Juan. Esta provincia es líder argentina dentro del sector de frutos secos en el pistacho, pero apenas cuenta con entre 800 a 1.000 hectáreas de nuez, resignándose a ser la cuarta productora detrás de Mendoza, Catamarca y La Rioja. Las bondades encontradas en el clima y suelo del valle zondino (ver recuadro) y la posibilidad de una cosecha temprana, a contraestación, fueron determinantes para tomar la decisión de lanzarse a la siembra de nogales.

La apuesta agrícola contempla la adquisición de ejemplares de nogal con los últimos avances genéticos, tanto de origen nacional como importados de Chile, y se prevé utilizar en parte la capacidad instalada que ya tiene la finca. “”Es una inversión que lleva un proceso de maduración muy largo. Hemos estado haciendo en los últimos años algunas pruebas para validar el cultivo”, dijo Alejandro Finkel, gerente de Agrícola Presidente. Además agregó que el proyecto ya fue presentado a las autoridades provinciales, y que el mismo ha sido muy bien recepcionado teniendo en cuenta todas las externalidades positivas para la provincia.

“Son fundamentales las políticas económicas activas para el desarrollo económico que a nivel financiero y fiscal desarrolla el Gobierno de la Provincia de San Juan, principalmente para el fomento de este tipo de proyectos que son a muy largo plazo y que requieren de capital intensivo, lo cual permite acelerar los tiempos de las inversiones y hacer viable el proyecto”, explicó el directivo. Se sabe que el grupo está interesado en el financiamiento blando que ofrece el gobierno y habría presentado un proyecto para calificar.

El nuevo proyecto agrícola tiene varias fortalezas. Por empezar, Agrícola Presidente tiene un largo camino recorrido y un conocimiento del mercado externo, donde destina el 98% de la producción. Cuenta con un secadero en San Carlos y con una planta de tamañado, selección, partido y empaque en Maipú. Los planes para San Juan son instalar, junto con la plantación de nogales, la planta de lavado y líneas de hornos de secado. O sea que el desarrollo del proyecto va a tener cosecha, acondicionamiento, lavado y despelonado, secado y fumigado, lo cual dicen que asegura una gran generación de empleo directo e indirecto, tanto en la actividad primaria como en la etapa de industrialización.

Suele suceder que la actividad industrial se ubica cerca de los centros urbanos, lejos de las zonas de actividad primaria. En este caso, el tener la actividad industrial en la misma finca habilita la generación de puestos de trabajo más calificados en zonas rurales. Finkel explicó que la cosecha de nuez es intensiva y corta, se tiene que hacer de manera rápida y eficiente y dentro del proceso es fundamental el secado, que debe hacerse lo más cerca posible de la cosecha del fruto para garantizar su calidad.

Pero además en los planes empresarios también dicen que buscarán el asociativismo, con minifundios de pequeños productores que se animen e inviertan en terrenos de menor tamaño para luego tener la posibilidad de usar la plataforma industrial y de comercio exterior de la empresa.

“”Estamos operando fuertemente en el mercado externo y hay una demanda sostenida y real del producto. Y para poder seguir satisfaciendo la demanda, sí o sí necesitamos generar volumen, propio y de terceros”, dijo Finkel. Agregó que ante el crecimiento sostenido del consumo durante todo el año, hoy no le ven un techo a la demanda de fruto seco, y se abre una gran oportunidad no sólo para diversificar sino para competir codo a codo con Chile que es el gran productor líder de la región. “”El objetivo de instalarnos en San Juan es crecer en volumen, logrando competitividad a nivel internacional y sostenible en el tiempo”, aseguró.

El sector

Argentina produce 18 millones de kilos en unas 8.000 hectáreas plantadas con nogales y exporta anualmente unos 40 millones de dólares. Las principales zonas productoras son Mendoza, La Rioja, Catamarca y San Juan, principalmente de variedades Chandler y, en segundo lugar, Serr. En San Juan, cada 1.000 hectáreas que agregue pueden sumar 18 millones de dólares en exportaciones.

El clima, un recurso clave

Hay una razón estratégica que inclinó la balanza para que el Grupo Presidente decidiera la inversión que hará en la provincia de San Juan, de un cultivo poco tradicional en esta provincia. Es que por una cuestión climática -con temperaturas más cálidas, poca incidencia de heladas y escasas precipitaciones- aquí se está teniendo una producción anticipada de nueces, lo cual es una ventaja estratégica comercial.

En estas tierras se puede cosechar un mes antes que en Mendoza, y unos 45 días antes que Chile, con lo cual se puede salir al mercado antes que los grandes jugadores, logrando mejores valores en la venta. La producción puede salir en una “ventana comercial” del 15 de marzo al 15 de abril, cuando no hay nuez y el precio es el máximo por el cambio de temporada hemisferio Norte versus Sur.

El grupo hoy estima lograr una producción de 6.000 kilos de nueces por hectárea, y aún no se define qué variedad se plantará. Se analiza entre la variedad Chandler, que es la que tiene más prestigio comercial, pero también se estudia la variedad Serr. Fuente: Diario de Cuyo