Gustavo Perosio, Director General de Moët Hennessy Argentina

Gustavo Perosio, director general de Möet Hennessy Argentina, 45 años, con más de 20 años en la empresa de las burbujas, le explicó a EcoVinos que “el año pasado se observó una fuerte caída en el consumo”, pero que empezaron a ver “una reversión en esa tendencia”. Fue durante la presentación oficial de Chandon Aperitif realizado en La Finquita, en Maipú, donde se lanzó este nuevo producto que inaugura la categoría de “espumantes bitter” que combina los amargos y aperitivos con el mundo de las burbujas, atrayendo así nuevos consumidores a la categoría.

De esta manera, Chandon vuelve a sorprender presentando Chandon Apéritif, un nuevo producto que inaugura la categoría de espumantes bitter. Pensado para disfrutar durante todo el año busca acercar a los amantes de los amargos y aperitivos al mundo de las burbujas, atrayendo así nuevos consumidores a la categoría.

La base del producto combina los mejores Chardonnay, Pinot Noir y Semillón –elaborados con uvas de viñedos de más de 1000 mts de altura de Mendoza, que aportan fineza aromática, elegancia en boca y buena acidez– a la que se le agrega, a través del licor de expedición 100% natural, un macerado de naranjas de la variedad Valencia, provenientes de Entre Ríos. Además, se maceran por separado distintas especias de los mejores terroirs como Madagascar, India, Centroamérica y Brasil que le dan mayor complejidad aromática y un amargor natural. Luego se realiza un assemblage entre el macerado de naranjas, los macerados de especias y el dosage, formando un licor de expedición único. El resultado es un espumante inédito que se destaca por su frescura y un característico sabor bitter.

En definitiva, es un estilo del “Aperol” -el aperitivo de origen italiano que se prepara mixeándolo con Prosecco, un chorrito de soda, hielo y un gajo de naranja- aunque en el caso del Aperitif es más sencillo: se descorcha, se sirve, y listo.

-¿Qué los motivó a ingresar en el mercado de los aperitivos?

-No fue el objetivo principal de ingresar en el mercado los aperitivos, nosotros empezamos a trabajar en el proyecto hace cinco años cuando lanzamos Delice, que es un éxito increíble, porque es la segunda variedad más vendida de la compañía. Empezamos a trabajar en la experiencia Apero francés para entender cómo era la experiencia del aperitivo en otros lugares. Sentíamos que no teníamos, en el momento del aperitivo, burbujas. Entonces empezamos algo que tuviera que ver con burbujas, pero también con el paladar argentino que tiene que ver con esto de los sabores más amargos, más Bitter. Y ahí es donde Herve (Birnie-Scott) con el equipo empezaron a buscar cómo hacer para que un espumante tuviera un sabor amargo, pero que además fuese muy equilibrado y muy fácil de tomar. Entonces encontraron que con este macerado de hierbas y naranjas, que es increíble, y lograron lo que estamos disfrutando en este momento.

-¿Cómo influyó la moda italiana del Aperol que usan mucho el Prosecco?
-Es una tendencia que ya viene hace muchos años, y nosotros empezamos a trabajar ya hace mucho tiempo este producto, y este proyecto no se hace de la noche a la mañana: fueron 64 pruebas de producto, que no se logra ni en 64 días, ni en 64 semanas. Es muchísimo tiempo entre la producción y la distribución para lograr esto. Coincide con una tendencia, que nos viene muy bien para impulsar el producto, pero nosotros teníamos pensado lanzar este producto más allá de esta tendencia.

-¿Este lanzamiento modificó el plan de inversión de la Bodega?

Planificando la incorporación de Chandon Apéritif en su porfolio, Chandon apostó al crecimiento de la bodega hace casi tres años cuando decidió invertir 7 millones de euros para construir el Centro de Prensado más importante, avanzado y tecnológico de todo América, con la intención de poder cosechar las uvas de altura en el momento más oportuno. Este Centro de Prensado tiene 16.000 m2 -6.500 m cubiertos – y llegará a tener 16 prensas, actualmente posee 10 en funcionamiento que permiten procesar la uva de manera más rápida, para extraer el mejor mosto, que creará más adelante el mejor vino. Esto le permite tener un 60% más de capacidad de prensado, priorizando siempre la calidad como sello indiscutido.

-¿Esperan conseguir los mismos resultados que con Delice?

Chandon cuenta con una larga historia marcada por la innovación y la audacia: su última gran innovación fue en marzo de 2012, cuando presentó Chandon Délice el primer espumante dulce para tomar con hielo, en vaso y con un toque de sabor. Éste se convirtió rápidamente en un éxito, impulsando la categoría de espumantes dulces haciendo que su consumo crezca año a año y al día de hoy represente la segunda variedad más consumida – 16% del mercado–, después del Extra Brut.

Hervé Birnie-Scott, Estate Director de Chandon Argentina y Gustavo Perosio, durante la presentación en Mendoza

-¿Cómo está el mercado de los aperitivos hoy en la Argentina?

-El mercado del Bitter en la Argentina crece, pero es muy chiquito, sacando lo que es fernet. Pero en la categoría de espumantes en los últimos 10 años ha crecido muchísimo, obviamente con los problemas económicos de los últimos dos años experimentaamos una retracción, pero que vuelve a mostrarse una tendencia de crecimiento que creo que va a ser sostenible en el tiempo.

-¿Cuál será el rol de Chandon Apéritif en el mercado?

Gustavo Perosio subraya que: “el rol de Chandon Apéritif es acceder a nuevas ocasiones de consumo a las que hoy en día quizá no llegábamos con nuestras otras etiquetas, seguir desestacionalizando el consumo de espumantes y conquistar consumidores de otras categorías, especialmente de los aperitivos”.

-¿Cómo está el mercado de los aperitivos hoy en la Argentina?

-El mercado del Bitter en la Argentina crece, pero es muy chiquito, sacando lo que es fernet. Pero en la categoría de espumantes en los últimos 10 años ha crecido muchísimo, obviamente con los problemas económicos de los últimos dos años experimentaamos una retracción, pero que vuelve a mostrarse una tendencia de crecimiento que creo que va a ser sostenible en el tiempo.

-¿Esto apunta también la captar un público joven?
-En realidad son dos cosas distintas: una es que buscamos que el amante de la burbuja tenga una excusa, una ocasión más para tomar espumantes. Y la otra es que aquella persona que tomaba un aperitivo distinto, tenga burbujas para disfrutar. Claramente lo que buscamos es generar más ocasiones de consumo para el amante de burbujas. Y atraer al consumo de burbujas a consumidores que no lo consumen, sean jóvenes o no tan jóvenes.

-¿Como ves, hablando de coyuntura, el consumo en los últimos dos años?
-Hubo una caída muy fuerte de consumo, sobretodo el año pasado, pero nosotros empezamos a ver una reversión de esa tendencia en los primeros cuatro meses del año. Nosotros venimos con un crecimiento de 2 a 3 puntos en estos cuatro primeros meses del año que obviamente se va a ver acrecentado por el lanzamiento de Chandon Aperitif.

-¿Y cuál es el objetivo adonde apuntan con este nuevo producto Chandon Aperitif?
-No tenemos un volumen muy grande porque es un producto muy artesanal, pensá que dependemos de la cosecha de naranjas que es en septiembre, después tenemos un macerado con especias, todo ese proceso dura como 70 días. Tenemos un volumen muy limitado, y cuando me preguntan si vamos a exportar, la realidad es que vamos a ver primero cómo podemos cubrir la capacidad para el consumidor argentino.

-¿Cuál es la producción y a qué precio retail?
-Nosotros no hablamos de los volúmenes. En cuanto al precio, la idea es que esté al mismo precio que el Chandon Extra Brut, que hoy son 330 pesos, y es el mismo precio también para el Rose, el Delice, y el Aperitif.  También podrá disfrutarse en sus presentaciones 375ml y 187ml. La recomendación es servirlo en una copa de vino ancha y con hielo para disfrutarlo en su máxima expresión.

-¿Esto al poder ponerle hielo también desmitifica el consumo?
-Nosotros recomendamos ponerle hielo, es más que (el consumidor) lo tome como quiera o como más le guste. En su momento el consumo era con la copa flauta, y nosotros sacamos de la botellita de 187 cc. como para tomártela del pico, como para que la gente que quisiera tomarlo a la noche en un formato pequeño tuviese la posibilidad de hacerlo. Después vino Delice que atraía a otros consumidores, descontracturando, desestacionalizando, buscando nuevas ocasiones de consumo. Y esto va en ese camino, facilitando la idea que lo puedas tomar en una copa de vino mas que en una copa de espumante, y eso es facilitarle la vida al consumidor, y generando nuevas ocasiones de consumo.

-¿Y que tenga el mismo precio que el ‘tanque’ de las burbujas obedece a algo?

-Cuando hablamos de los precios, que todo tiene el mismo precio es porque no queremos inducir al consumidor que elija una u otra variedad por el precio, es decir que el consumidor elija o decida que es lo que quiere tomar, y ofrecemos un producto que es maravilloso que es el Chandon ExtraBrut, pero a nosotros no nos parece lógico que cualquiera de las otras variedades de Chandon estén más caras que nuestro producto que es icono, que es nuestra nave insignia que es el Chandon Extra Brut.

-¿Si el producto funciona bien van a mejorar los índices de producción para que el producto sea más masivo?

-Claramente la idea es producir más en el futuro, pero esta vez como era un proyecto nuevo teníamos que encontrar el productor de naranjas en Chajari, encontrar las especias necesarias, entonces los volúmenes son más limitados. Hoy que ya sabemos cómo hacerlos, entonces la próxima vez los volúmenes van hacer más importantes.