Irrigación trazó desde el 2012 el Plan Agua 2020, que tiene como uno de sus principales objetivos mitigar los efectos de la variabilidad climática y alcanzar un mayor grado de flexibilidad en la red de riego, por lo que desde el organismo provincial pregonan que cada gota de agua debe ser aprovechada, incluida las lluvias.

En el marco de esa estrategia, Irrigación iniciará la construcción de reservorios en cada una de las seis cuencas hídricas de la Provincia, y para ello, el PNUD preaprobó un crédito por 800 millones de pesos, a pagar en un plazo de 30 años y con una tasa anual del 1%, siendo este el único proyecto con luz verde que obtuvo Argentina.
“Dentro de los lineamientos del Plan Agua 2020 está el de flexibilizar el sistema de distribución. 
En ese sentido, los reservorios serán como un pulmón dentro de la red, que nos permitirán hacer cambios durante la distribución, atendiendo a las necesidades de los productores”, explicó el Ingeniero Juan Andrés Pina, director de Gestión Hídrica del Departamento General de Irrigación.
“Creo que hacia adelante, es necesario rediseñar Mendoza dentro de la nueva variabilidad climática. A partir de esta nueva realidad es que necesitamos juntar el agua de lluvia, haciendo grandes reservorios. Uno deberá estar en Jocolí, si hablamos del río Mendoza; otro a partir del dique Cipoletti, pero esos son los regulados”, explicó el superintendente de Irrigación, José Luis Álvarez.
En ese sentido, apunto “que no es lo mismo tener un reservorio para una cantidad de agua estimada, que para una que llega a dos millones de litros cúbicos en el momento, de forma violenta”.
Además, el plan contempla otras acciones estratégicas para la mitigación de los efectos de la emergencia hídrica, y uno de ellos es impermeabilizar más canales de riego en todo el territorio, ya que de los 12.550 kilómetros de canales existentes, sólo 1.300 cuentan con esa estructura.
El otro elemento clave es el sistema de telemetría MIDO (Medición Inteligente de Caudales Online), que permite medir en tiempo real, la cantidad de agua que circula por la red hídrica, y con esta herramienta los regantes saben cuánta agua reciben y controlan si coincide con la indicación de su turno.
“Al dar esta trazabilidad, se puede conocer a quiénes y cuándo llegó el turno de agua o si sucedió algún problema”, explicó el titular de Irrigación.
Ddurante la actual administración a cargo de Álvarez la medición de la cantidad de agua realizada con telemetría, empezó a estar disponible en esta aplicación para teléfonos celulares, a través de puntos telemétricos que a fin de año llegarán a unos 500, pero requieren de 3.000 para cubrir todo el territorio, para lo cual también será destinado parte del crédito del PNUD.
]]>