La superficie de vid de la República Argentina registrada al 31 de diciembre de 2019 alcanza las 215.169 hectáreas (ha), con un crecimiento del 7% en los últimos 20 años, y se encuentran implantadas en 18 provincias de la Argentina, según un informe del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

A pesar del crecimiento en superficie implantada desde el año 2000, hay una disminución de 3.064 hectáreas respecto al año anterior, de acuerdo a los datos oficiales, y pese a que la superficie total de vid es mayor que al inicio del milenio, la cantidad de viñedos es menor, ya que actualmente hay un total de 23.668 inscriptos en todo el país, 263 viñedos menos que en 2018,y 1.512 menos que en el año 2000.

La tendencia indica que las propiedades son cada vez más grandes, ya que el tamaño medio del viñedo en el año 1990 era de 5,8 ha; en el año 2000 de 8,0 ha; y en el año 2019 de 9,1 ha.

Hay 18 provincias argentinas que registran superficie cultivada de vid., de las cuales el 70,4% del total se encuentra en Mendoza, 21,1% en San Juan, 3,6% en La Rioja, 1,6% en Salta, 1,3% en Catamarca,0,8% Neuquén y 0,8% Río Negro, siendo estas siete provincias las que concentran el 99,5% de la superficie de vid del país.

El restante 0,5% se distribuye en 11 provincias: La Pampa, Córdoba, Buenos Aires, Tucumán, San Luis, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, Misiones, Santiago del Estero, y Santa Fe.
La superficie total cultivada de vid en el país, ha aumentado 14.056 ha desde el año 2000, pero registra una disminución de 2.581 hectáreas desde hace 10 años.

Desde el año 2010, año en el que se realizó el último censo de viñedos, ha disminuido la superficie en las dos provincias vitivinícolas más importantes, como así también en la provincia de Río Negro. No obstante, creció en las provincias de Salta, Catamarca, La Rioja y Neuquén.

De las siete principales provincias vitivinícolas, la que más creció en términos relativos fue Salta (+31%) y la que más disminuyó fue Río Negro (-6,4%).

El tamaño medio de viñedo del país es de 9,1 ha. Dentro de las principales siete provincias vitícolas, el viñedo medio más extenso corresponde a la provincia de Neuquén (18,8 ha), seguida por Salta (12 ha), Mendoza (9,9 ha) y San Juan (9,3 ha), siendo Catamarca la de viñedos más pequeños (2,1 ha).

El 59% de los viñedos del país son menores a 5 ha y concentran el 14% de la superficie cultivada de vid.

En el otro extremo, se observa que el 7,5% de los viñedos y el 45% de los inscriptos corresponden a viñedos mayores a las 25 ha.

Hay 1.112 viñedos menos que en 2010, y mayormente han disminuido los viñedos de menos de 10 ha y han aumentado las propiedades de mayor tamaño.

El 92,1% de la superficie de vid del país corresponde a variedades aptas para elaboración de vinos y mostos (vitis vinífera), el 5,7% a variedades aptas para consumo en fresco, y el 2,1% a variedades aptas para pasas.

Si bien, el mayor aumento de hectáreas corresponde a variedades aptas para elaboración, su participación en el total de superficie ha disminuido respecto al año 2000 en el cual había 93,7% de uvas para elaboración, 4,3% para consumo en fresco y 1,7% para pasas. Esta reconversión, de variedades aptas para elaboración hacia variedades con otra aptitud, se evidencia especialmente en la provincia de San Juan.

Desde el año 2000, en todo el país, ha aumentado un 5,2% las variedades aptas para elaboración, 40% las aptas para consumo en fresco y 29,5% las aptas para pasas.

En el total de uvas aptas para elaboración de vinos y mostos, predominan las variedades tintas, que representan el 58% del total de este segmento. El 18,4% corresponde a variedades blancas y el 23,6% a rosadas.