El Polo TIC Mendoza, conformado por empresas, universidades y gobierno, busca tender puentes para articular el ecosistema tecnológico de la provincia y potenciarlo. El economista Nicolás Ramírez, coordinador ejecutivo desde mediados de abril, charló mano a mano con EcoCuyo:

¿Cuáles son los objetivos asumidos desde la coordinación ejecutiva del Polo TIC Mendoza?

La comisión directiva decidió incorporar la posición de coordinador ejecutivo. Para llevarlo adelante, propongo un plan de trabajo basado en 4 ejes: fortalecimiento del networking entre todos los actores involucrados para generar espacios de diálogo y encuentro; mapeo del ecosistema tecnológico de la provincia a partir de un observatorio interno de empresas, organizaciones y talentos vinculados al sector; puesta en marcha del laboratorio de servicios del parque TIC para fomentar la cultura maker con impresoras 3D, scanners, drones y otros elementos con los que contamos y fortalecimiento de la comunicación, con la generación de contenidos propios, la difusión de historias y casos de éxito.

¿Cuántas empresas conforman hoy el Polo TIC?

En términos de socios, alrededor de 30. La idea es ampliar este número y darle al organismo el rol de articulador del ecosistema de tecnología, innovación y ciencias con todos los actores que son parte. Hoy, el parque TIC, que funciona en Godoy Cruz hace 3 años, está administrado por el IDITS, cuenta con oficinas ocupadas por empresas y organismos de gobierno, un terreno de la UNCuyo y uno de la UTN.

No queremos limitar el Polo TIC a un lugar físico, sino, tender nuevos puentes y trabajar de manera articulada con otros actores, como los demás parques tecnológicos de la provincia, los espacios de coworking que son nodos de innovación fuertes y los profesionales independientes que aún no están en el radar del ecosistema.

¿Cómo se han adaptado las empresas de tecnología a la realidad que vivimos?

La mayoría no tuvo problemas en términos operativos, de hecho, en esta industria, el home office es algo casi natural. Las dificultades han estado dadas principalmente por la parte comercial y financiera en algunos casos. Sin embargo, durante este período también ha habido una necesidad imperiosa de transformación digital de muchas empresas lo que ha dado lugar al crecimiento en la demanda de nuevos servicios tecnológicos.

En este sentido, ¿cuáles son las oportunidades para el sector?

Creo que la mayor oportunidad viene de esta transformación digital con todo lo que implica. No se trata simplemente de abrir un e-commmerce, sino, de trabajar con el cliente en el centro a través de múltiples canales con una fuerte presencia digital y optimizar los procesos con tecnología.

Desde el Polo TIC tenemos previstas rondas de negocios virtuales con empresas de distintos sectores. A través de exposiciones específicas, tipo Elevator Pitch, conectaremos a las organizaciones con los prestadores de servicios tecnológicos de modo que se puedan plantear necesidades y soluciones. Estamos avanzando con Federico Morábito, del Ministerio de Economía, en este proyecto.

¿Cómo se posiciona Mendoza en este nuevo escenario?

La provincia tiene todas las condiciones para crecer y consolidarse como polo tecnológico: por un lado, el desembarco de grandes empresas como Mercado Libre, Eventbrite, Al mundo, entre otras y por el otro, el talento de la gente y la calidad de vida, un aspecto muy valorado en estos tiempos.

Perfil

Nicolás Ramírez es licenciado en Economía, egresado de la UNCuyo. Se ha desempeñado en la consultoría independiente y asesoramiento de más de 60 empresas de Mendoza y San Juan.

En lo personal se define como un geek, amante de la tecnología. Llegó al Polo TIC a través de un trabajo de consultoría y desde abril es el nuevo coordinador ejecutivo.