Periodista

Hernán Verdini es el director de Desarrollo Territorial y Ambiente de Maipú –dirección que
conjuga Obras Privadas, Loteos, Medioambiente y Planificación Territorial. El mes que viene, la comuna presentará en sociedad un software desarrollado por el Municipio para digitalizar todos sus procesos de autorización con el fin de simplificar la vida a vecinos y profesionales así como para acelerar los tiempos de estos trámites, con el consiguiente impacto en las inversiones privadas dentro del departamento.

Más allá de esto, desde el Maipú declaran un importante aumento en los pedidos de
autorizaciones para la construcción de viviendas así como un impulso que se ha mantenido a la hora de abrir expedientes para la instalación de un comercio u otro tipo de emprendimiento.

Los pedidos, admiten, no significa ni que todos se concreten o perduren en el tiempo, pero
desde la comuna destacan la situación dado el año de pandemia y consiguiente recesión.
Sin embargo, tal vez el dato que más muestre cómo Maipú sigue siendo un lugar que eligen los mendocinos para construir su vivienda es la existencia de 10 nuevos barrios privados en proceso de autorización y de 4 strip centers o centros comerciales. Eso, por no mencionar que los pedidos para construir crecieron en 2020 (comparado con 2019) 25% mientras que este año –cuando el boom de la construcción parece haber mermado- la tendencia parece ir más allá.

Mientras en 2020 se dieron 942 permisos, hasta el 31 de mayo de este año ya se habían
solicitado 615 por lo que la comuna calcula que el número de final de año para estos pedidos sumará unos 1200.

– ¿Qué observaron con respecto a la cantidad de permisos para obras otorgados
durante 2020?

– Por un lado, se mantuvo el pedido por parte de comerciantes para instalarse y, por el
otro, crecieron las solicitudes para construir. El 80% de las mismas corresponden a
vivienda mientras que el resto es de Industria y Comercio.

– ¿Qué tipos de proyectos predominan dentro de las viviendas?
– En general vemos que está repartido. Hay muchas casas particulares pero también hay
un crecimiento del pedido de factibilidad para dúplex y departamentos; lo que
muestra la diversificación existente.

– Sin embargo, Maipú ha mostrado una tendencia hacia los barrios privados.
– Entre este año y el pasado se presentaron 10 nuevos barrios privados –algunos
continúan en proceso de aprobación. También tenemos proyectos como los edificios
del Grupo Armentano en el centro de Maipú y unas torres para hacer 120
departamentos que aún se están evaluando, en Luzuriaga. El espectro es amplio e
interesante.

– ¿Y con respecto a las zonas?
– En realidad todo el departamento está en crecimiento. Desde distritos como
Coquimbito y Russel, que antes parecían más alejados, hasta el casco urbano pasando
por la zona Este con sitios como Fray Luis Beltrán, San Roque y Rodeo del Medio.
Muchos de los barrios privados y algunos de los 4 strip center que están en proceso de
autorización o ya aprobados están en estas últimas zonas.

– ¿A qué cree que se debe esto?
– La obra pública se desarrolla de manera equitativa en todo el departamento y así
como se realizan colectores cloacales u obras de agua que promueven el crecimiento,
también se apuesta por espacios públicos –como el parque que se proyecta en San
Roque- y diversas mejoras en todos los distritos. Obviamente, a los proyectos grandes
se le piden obras complementarias o autosustentabilidad en determinados servicios.
Queremos que la gente elija el distrito que le guste por cercanía, familiaridad o lo que
le guste de Maipú.

– ¿Hay incentivos especiales para invertir en Maipú?
– No específicamente. Sin embargo, nuestra política es trabajar junto con las personas
que llegan con proyectos para que se puedan concretar, siempre que se respeten las
reglamentaciones pre existentes. Por este motivo, desde la comuna hemos
desarrollado un software adaptado a nuestro proceso interno con el fin de digitalizar y
agilizar todos los procesos de autorización de obras así como apuntamos a un
acompañamiento proactivo del inversor.