Este martes 5 de noviembre, el Senado dio sanción definitiva (30 votos afirmativos, 1 negativo, 4 abstenciones) a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto minero Hierro Indio, un yacimiento que fue abandonado en la década de 1970 y que, a partir de ahora, podrá ser explorado por la empresa a cargo de la concesión: pasarán años en los que un grupo de hasta 15 personas recorrerá la complicada geografía montañosa malargüina para luego concluir si conviene reactivar la mina.

Luego de este proceso, aprobado hoy, la empresa Hierro Indio S.A. está autorizada para iniciar el proceso, pero debe anunciar el inicio de los trabajos con 10 días de anticipación a la autoridad de control.

La DIA de Hierro Indio ya había sido tratada en la Legislatura en 2014. En aquel entonces, tuvo el aval de la Cámara de Diputados, pero después se trabó en el Senado en un clima hostil en San Carlos y General Alvear, con cortes de ruta que no se reprodujeron cinco años después. En aquel momento, la UCR rechazó la iniciativa y hoy justifica el cambio de postura: aparentemente, en 2014, la Declaración de Impacto Ambiental había sido formulada de manera errónea.

Más allá del valor simbólico que representa la aprobación de este proyecto minero, Hierro Indio es un emprendimiento de pequeña escala. Al respecto, meses atrás, el subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú, explicó que en una primera etapa (exploración) se emplearía a un grupo pequeño de personas, entre 10 y 15. Y si se avanza a una etapa de explotación (para la cual debería volverse a votar en la Legislatura), la oferta laboral ascendería a aproximadamente 100 puertos de trabajo.

Para producir el hierro acumulado en la zona, Hierro Indio implica un proceso de separación del mineral de la roca a través de magnetismo, sin necesidad de utilizar agua. De todas maneras, el emprendimiento contempla la utilización de recurso hídrico del Río Atuel para tareas de mantenimiento. “Para que tengan una idea, se utilizaría agua para que no se levante tierra”, agregó en su momento el subsecretario Guiñazú, quien continuaría trabajando en la gestión de Rodolfo Suarez.

La votación de este martes podría ser la última en la Casa de las Leyes vinculada a un proyecto minero metalífero (la 7722 sólo regula este tipo de minería). La razón de esto es que, en principio, habría coincidencia entre legisladores radicales y peronistas para modificar la normativa vigente. Principalmente, buscarían que los proyectos dejen de pasar por la Legislatura, entre otras medidas.