La Casa Rosada generó la reacción de los gremios luego de que descartara el pago de un plus salarial de fin de año, tal como reclamaron las principales centrales obreras ante la creciente inflación. El titular de la CTA oficialista, Hugo Yasky , reconoció hoy que el salario perdería este 2014 un cinco por ciento de su poder adquisitivo frente al avance más acelerado de la inflación, e insistió en reclamar un bono de fin de año por considerarlo “absolutamente justo”. El dirigente sindical admitió que “es el primer año” desde el inicio del gobierno kirchnerista “en el que efectivamente los salarios van a quedar por debajo” del aumento de precios, y afirmó que “cuando uno habla de inflación, cinco puntos de diferencia es mucho”. “Reclamamos para final de año una cifra extraordinaria que permita paliar esta situación hasta tanto podamos iniciar la discusión de paritarias de 2015, en la cual vamos a tener que ir con números que permitan recuperar la pérdida”, indicó el gremialista, en diálogo con Radio El Mundo. Y añadió: “Esta semana vamos a tener las primeras reuniones [por el bono] en el Ministerio de Trabajo. Es un tema que, a pesar de que el Gobierno, a través de (el secretario de Comercio Augusto) Costa o a través de (el jefe de Gabinete, Jorge) Capitanich, haya planteado en principio una negativa, se tiene que discutir y resolver positivamente”.
]]>