Luego de una larga trayectoria en el desarrollo de tecnologías ligadas a la energía, IMPSA se afianza como productora en el sector nuclear gracias al convenio que permitió a la empresa proveer cuatro nuevos generadores de vapor para la refuncionalización de la Central Nuclear Embalse. Lejos de concluir su participación en el área, la firma avanza en el Proyecto CAREM.

Concretamente, en el marco de la inauguración de la Central Nuclear Embalse en Río Tercero, Córdoba, la compañía fabricó cuatro nuevos Generadores de Vapor para esta obra. La fabricación de estos cuatro GV permitirá a la Central aumentar su capacidad en 50 MW, es decir un 7% y se extenderá su vida útil por 30 años. Se empleó tecnología 100% nacional en donde participaron más de 100 profesionales y 20 PYMES locales.

La empresa compartió la visión sobre la industria nuclear en Argentina.

¿Cuál fue el trabajo de IMPSA en la central de Embalse Río Tercero?

IMPSA fue protagonista de las dos etapas de construcción de La central Embalse Río Tercero: construcción y la extensión de vida especialmente en lo que respecta a temas de ampliación y de cómo potenciar la capacidad instalada de la central, en donde el rol de NA-SA fue clave tanto como promotor del desarrollo de la industria nacional como en llevar adelante un proceso de transparencia y calidad.

Con motivo del Proyecto Extensión de Vida de la Central Nuclear Embalse, NA-SA adjudicó a IMPSA la fabricación y suministro de 4 generadores de vapor. Con este revamping se prolonga la vida útil de la Central por 30 años aumentando la capacidad en 50 MW (7%). El proyecto empleó a más de 100 profesionales y todo el trabajo se llevó adelante en la Nave Nuclear que tiene la empresa en su Centro de Desarrollo Tecnológico ubicado en Mendoza con la colaboración de más de 20 PYMES locales.

¿Cómo ven el presente de la industria nuclear en Argentina?

En primer lugar, en lo que respecta a la empresa, la participación de IMPSA en el desarrollo nuclear argentino es clave para nuestro crecimiento y desarrollo; es uno de nuestros pilares. En lo que respecta a nuestro país, uno de los principales objetivos que debería tener Argentina es la exportación de tecnología y componentes para la industria nuclear.

A través de nuestra experiencia internacional estamos trabajando para promover este objetivo y consideramos absolutamente importante consolidar los desarrollos en tecnología nuclear, tanto en servicios como industria a través de un órgano que permita la planificación y comercialización de la Argentina Nuclear.

Es importante destacar que IMPSA acompañó desde el inicio la política de Estado de impulso a la energía nuclear desde la construcción de Atucha II, central para la que IMPSA fabricó los generadores de vapor y otros componentes.

¿Cuáles son los estándares internacionales que exige la industria?

La ingeniería, el diseño y la fabricación de los componentes son de altísima complejidad y requieren de constante inversión en innovación y desarrollo. IMPSA es una de las 3 empresas latinoamericanas con certificación ASME N para diseño y fabricación de componentes nucleares y cuenta con una nave nuclear especialmente diseñados bajo códigos y standards internacionales.

¿Qué proyectos está llevando adelante actualmente IMPSA en materia nuclear?

Hoy estamos desarrollando el Reactor Modular CAREM (100% argentino, con diseño de CNEA y fabricación de IMPSA) el cual trata de una nueva generación de reactores que están desarrollando unos pocos países en el mundo y que pueden entregar energía eléctrica a menores costos y bajos riesgos. Un detalle importante es que Argentina lidera el desarrollo mundial en este tipo de equipos y desde la empresa tenemos abocado a este proyecto un equipo especial de ingenieros y hemos sumado al proceso sofisticados programas de inteligencia artificial, siendo pioneros en la industria. Además la empresa creó un área específica para brindar y exportar servicios de ingeniería nuclear.