Preocupada no sólo por el sistema impositivo sino también por lo que consideran un acoso a los empresarios pyme por parte de los entes recaudadores con inspecciones frecuentes e intimidaciones reiteradas, la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM) emitió un duro comunicado para expresar públicamente su preocupación.

“No es ninguna novedad que la carga pública del gobierno en sus tres niveles afecta sistemáticamente la competitividad del sector productivo argentino. Sólo pensando en la estructura impositiva, una pequeña o mediana empresa debe trabajar los 5 o 6 primeros meses del año para pagar sus cargas nacionales, provinciales y municipales.

“Desde siempre se plantea en la economía argentina la discusión sobre la imperiosa necesidad de reestructurar completamente el sistema impositivo de nuestro país e instrumentar los mecanismos necesarios para que la evasión deje de ser parte de la cultura nacional.

“A todo esto se suma la poca flexibilidad que en momentos de una baja caída en la actividad económica, mantienen los organismos recaudadores a la hora de plantear planes de pagos o el cobro de intereses por mora que, sin mediar previo aviso pasan a instancias judiciales y una vez puestos al día, los empresarios deben pagar honorarios de estudios jurídicos que rondan la usura. Esta situación hace que no solamente se ponga en riesgo la rentabilidad sino hasta el futuro de la empresa.

“Las situaciones mencionadas no hacen más que lograr que quien quiera invertir, analizando su proyecto, pros y contras, lejos de decidirse a poner en marcha una nueva propuesta que pueda generar puestos de trabajo y por qué no riqueza, desiste ante tal presión por parte del estado.

Sabemos de los aislados esfuerzos que se han realizado, la provincia de Mendoza por ejemplo con ingresos brutos, para bajar los impuestos y sabemos de las intenciones del gobierno nacional de sentar bases para un país en serio pero los empresarios necesitamos que el Estado nos acompañe en el esfuerzo, que todo no recaiga en nosotros los empresarios. Día a día nos desvelamos pensando en qué va a ser de nuestra empresa o emprendimiento y peleamos para mantener los puestos de trabajo de nuestros colaboradores.

La situación es muy desesperante para algunos sectores y los ‘motores del cambio’ de la sociedad necesitamos que no haya competencia desleal, que no exista margen para la evasión y que el Estado decida, de una vez por todas alentar la inversión y estimular el crecimiento de la pyme, tan importantes para nuestra economía.

Esta inequidad impositiva viene de varias décadas y necesita ser corregida junto a la necesidad de contar, por ejemplo con la disminución de intereses por parte de la AFIP, de poder contar con nuevas líneas de crédito para incorporar tecnología; créditos hipotecarios a largo plazo e implementar las políticas que faciliten y promuevan las exportaciones e importaciones”.