El Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública trabaja sostenidamente en la renegociación de contratos con empresas que tienen a cargo la construcción de edificios públicos. El objetivo es reactivar los trabajos en los sitios donde se frenaron las obras durante el último año por la declaración de emergencia social, administrativa, económica y financiera.

Dentro del cronograma de trabajo, que comenzó el mes pasado con la reactivación de cinco obras estratégicas, estos días se reanudaron las labores en la nueva maternidad del Hospital Lagomaggiore que, al momento de su paralización, había alcanzado el 75% de los trabajos.

Según el relevamiento técnico, los trabajos que restan concluir se centran en las terminaciones finas, como pintura, colocación de artefactos de iluminación, colocación y puesta en marcha de gases medicinales, pulido de pisos e instalación de corrientes débiles.

Sin embargo, las tareas más complejas estarán abocadas a la ejecución de la subestación transformadora eléctrica que alimentará a todo el nuevo edificio que se construye complementariamente al existente y que atenderá las áreas de Maternidad y Neonatología.

Del mismo modo, en los próximos meses se comenzará a ejecutar la ampliación de la planta de regulación de gas, que servirá para alimentar a todo el hospital, ya que la actual no alcanza para abastecer la nueva superficie construida, que amplía en 6.000 metros cuadrados el edificio.

Maternidad centrada en la familia

La nueva construcción brindará la posibilidad de que el entorno familiar acompañe a la madre durante ese momento irrepetible, como lo marcan las nuevas tendencias mundiales en materia de maternidad, que apuntan al acceso del parto humanizado.

Bajo el concepto de “Maternidades seguras centradas en la familia”, el proyecto incluye la creación de ocho Unidades de Trabajo de Parto y Recuperación (UTPR). Allí, la madre junto a su entorno cercano atravesará todo el proceso de trabajo de parto y el posterior alumbramiento de manera privada. Luego, la mujer y el bebé pasarán a una habitación de internación doble.

La estructura, que se construye en la parte Norte del edificio actual, integrará las nuevas instalaciones con los sectores existentes, que serán reacondicionados para formar un conjunto armónico capaz de brindar una respuesta funcional e integral de las necesidades del área gineco-obstétrica.

Los servicios de obstetricia se prolongan con otras tres salas de cirugía y parto, 140 camas de internación conjunta, 5 de terapia obstétrica y 9 plazas de hospital de día.