Los emprendedores son las nuevas superestrellas globales. En el star system hay líderes, como Mark Zuckerberg (Facebook) y Jeff Bezos (Amazon), pero también hay aspirantes. A esa cantera de talento con potencial apunta Y Combinator, una de las aceleradoras más grandes del mundo, que viene a la Argentina a dar un taller y clínicas para grupos reducidos.

La “academia” para emprendedores anunció oficialmente que visitará Buenos Aires el 17 y 18 de septiembre para dar un taller para entender lo que hacen y para dar a conocer experiencias de “exalumnos”, entre ellos, algunos argentinos.

Los representantes de Y Combinator también darán charlas para grupos reducidos de emprendimientos. Se llaman “office hours” y duran 45 minutos en los que se hace una especie de “clínica” con los casos.

“En los últimos años invertimos en muchas startups argentinas. Claramente hay talento en el país y un espíritu emprendedor fuerte. Esperamos ver muchas más startups que emerjan”, señala el comunicado de la aceleradora.

Para anotarse en las “office hours” de Y Combinator en Buenos Aires, se puede visitar este enlace. Para inscribirse para el taller, el enlace es este.

Los socios locales del evento aclararon que habrá una preselección de las startups que se anoten para los “office hours” para ser seleccionadas por el proceso de admisiones en Y Combinator. El mito dice que solo el 1,5% de los emprendimientos que se anotan llegan a esta “academia” para emprendedores, por la que pasaron empresas como Dropbox y Airbnb.

Y Combinator es una aceleradora fundada en 2005 que ya “incubó” a más de 2000 compañías. Según la revista de negocios Fast Company, se trata de la más poderosa del mundo. A cada una de las firmas que participan de su programa les otorga un entrenamiento de tres meses en California y fondos a cambio de una participación en cada empresa.

“Estamos dispuestos a invertir en compañías que acaban de empezar y no tienen nada más que una idea”, resalta la aceleradora en su página web. “También invertimos en firmas que ya tenían ingresos anuales por más de US$20 millones y más de 50 empleados”, aclara.

Si la compañía no es estadounidense, es necesario “sacarle” ciudadanía. “Hay abogados para guiar en el proceso, pero requiere de un esfuerzo importante de parte de las firmas”, agrega la información. Para que una persona sea considerada fundadora de un emprendimiento, dice la aceleradora, debe tener al menos el 10% de la participación.

Entre los emprendimientos de fundadores argentinos que pasaron por la aceleradora en Silicon Valley están Bluesmart, Democracy Earth, Tolemi y Pachama. Fuente: La Nación