"Es más costoso abrir y activar todos los servicios del hotel, que estar cerrados y no facturar", dijo Adrián González, Presidente de la Cámara de Hotelería de Mendoza

Hace casi 100 días que la mayoría de los 857 hoteles registrados en la provincia tienen facturación cero.

Sólo algunos pudieron abrir sus puertas para hospedar a repatriados, personas en viaje por actividades esenciales y turismo interno.

Pero, según contó Adrián González, presidente de la Cámara de Hotelería de la provincia y gerente del hotel The Mod, a la mayoría de los empresarios del sector no les conviene poner en marcha un hotel para trabajar aproximadamente al 10% de la capacidad que en épocas normales.

“Es más costoso abrir y activar todos los servicios del hotel, que estar cerrados y no facturar”

Sin embargo, de continuar en esta situación, muchos de estos establecimientos deberán cerrar en forma permanente. Esta es la razón que la que los integrantes de la Cámara a la que González representa piden que se declare la emergencia económica.

En qué consiste la emergencia

En primer lugar, hay que explicar que existe más de una solicitud de rescate económico para la industria del turismo. En general, son proyectos de ley presentados por legisladores nacionales -Alfredo Cornejo (UCR) y José Luis Ramón (Protectora) llevaron estas propuestas al Congreso- y provinciales -en Mendoza, algunas de las iniciativas fueron de los legisladores Jorge Difonso (U.P.) y Gabriela Testa (UCR)-

Los beneficios que obtendrían los dueños de hoteles, serían la reducción de impuestos, el ingreso a moratorias, freno a embargos que podrían suceder si las deudas perduran en el tiempo, periodos de gracia para pagar tarifas de servicios, entre algunas formas de apoyo estatal al sector.

“Así como están las cosas no podremos trabajar pensando en algún tipo de ganancia por lo menos hasta diciembre”

Entonces, lo que la cámara pide es el tratamiento de estas iniciativas en el corto plazo, ya que la respuesta que necesitan es inmediata, puesto que se encuentran en una situación límite.

Avance del sector informal

Consultado acerca de si la flexibilización de las restricciones les ha traído algún tipo de alivio, González manifestó que son pocos los hoteles que han podido trabajar para el turismo interno.

Además, surge otro inconveniente en cuanto a turismo interno, que es el de los alojamientos clandestinos.

“El sector informal avanza en este sentido, no cumple los requisitos que sí tenemos que cumplir nosotros y se llevan parte de los clientela”.