La industria vitivinícola cerró 2020 con números en alza a pesar de la pandemia, con un crecimiento en el consumo del 7% total de vino fraccionado. Sin embargo los números de exportación, por los vaivenes económicos y la alta carga impositiva, se mantienen estables hace más de una década. Trapiche, una de las bodegas del Grupo Peñaflor, apunta al mercado chino para revertir esa tendencia y comenzar un camino en ascenso.

“Hoy, en el mundo se mueven unas 623 millones de cajas de vino. De ese total, 21 millones son argentinas”, describió Pablo Ghiorzi, director de Comercio Exterior de Trapiche. El Grupo Peñaflor exporta casi 6 millones de ese total.

Las bodegas del grupo Peñaflor concentran el 25% de las exportaciones de vino embotellado argentino al mundo.

“El boom en las exportaciones empieza en 2002, donde la argentina pasamos de 20 millones de cajas hasta 200 millones de cajas en 2010. A partir de ahí, los números dejaron de crecer”, explicó Ghiorzi, en una ronda con periodistas.

El inesperado cuello de botella que tienen las bodegas para aumentar su producción

Dentro de los varietales con más potencial para exportar, se encuentra el malbec. “El 60% de las exportaciones son de esta variedad. En el periodo 2002-2010, creció un 33% su comercialización”, destacó.

En números, la Argentina es el quinto productor mundial de vino y el décimo en exportaciones. Mientras que es el primer productor de malbec. Hoy, la oportunidad, para superar esos números parece estar puesta en China, la potencia de Asia.

“Es una región muy desafiante para la argentina”, reconoce Ghiorzi. “Hoy, China no conoce los vinos de la Argentina. Es un trabajo que va a tardar años”, reconoció el ejecutivo.

En 2020, Trapiche envió 5500 cajas de 9 litros hacia China, un número que Peñaflor busca triplicar.

¿Por qué los ojos están puestos en el gigante asiático? “Sólo el 2,5% del valor de las exportaciones argentinas es para China. Es un número muy bajo y hay un potencial enorme”, remarcó Ghiorzi.

“Australia es el origen número uno en las importaciones de China. Pero, por problemas diplomáticos entre ambos países, le pusieron una tasa de más del 200%, lo que hizo que las exportaciones de vino desde Australia a ese mercado cayeran un 99% en el último año”, explicó.

“Esto se convierte en una oportunidad para la Argentina. Hoy, el país solo destina entre 500.000 y 600.000 cajas para China. Podemos llegar a triplicar esos números y nosotros tenemos la producción para hacerlo”, agregó el ejecutivo.

Actualmente, Trapiche se envía a 102 países. La principal competencia viene de la mano de Chile, que exporta 60 millones de cajas en el mundo, tres veces más que la Argentina.

“En la región, sacando a Chile y a la Argentina, el consumo per cápita es muy bajo, no logra alcanzar los tres litros. Lo que pasa es que es un consumidor muy poco entendido. Es casi un producto de lujo para países como México y Brasil”, agregó Javier Brea, gerente de Comercio de la marca para América latina.

Desde Trapiche, explicaron que, si bien el país mejoró el precio-calidad de sus vinos, todavía, hay mucho por hacer para optimizar los números de exportación.

“A la Argentina, le falta para seguir creciendo: los mercados premian las consistencias, cuando las políticas comerciales son estables. La Argentina, en estos últimos años, ruvo vaivenes por el contexto interno, lo que generó que no se logre una política de crecimiento estable”, indicó Ghiorzi.

Otro de los temas que no les permite avanzar en la exportación de sus productos tiene que ver con las relaciones bilaterales y los tratados de libre comercio. “Dependiendo los ciclos de la Argentina, hay momentos en donde hay que operar con márgenes muy bajos para seguir siendo competitivos”, arremetió.

Actualmente, hay una tendencia en el mundo que busca vinos con menos graduación alcohólica y el avance de los productos orgánicos. “Nosotros creemos que el malbec tiene un potencial de desarrollo enorme. Muchos asocian a este varietal con un vino más concentrado. Hoy, tenemos que trabajar hacia donde el mundo está apuntando”, concluyó, por su parte, Duncan Keen, gerente de Comercio Exterior de Trapiche en los Estados Unidos y Canadá, dos de los destinos más importantes para la marca.

Los números de Trapiche

  • El Malbec es la variedad insignia de Argentina y la que mejor representa el paladar local: desde el 2011 es la cepa más cultivada en el país, y se ha posicionado como líder en volumen, calidad y exportaciones a nivel mundial. Trapiche es la bodega más premiada del país y es la bodega que más malbec produce. El Trapiche Old Cask -Trapiche Reserva en el mercado local- es el malbec más vendido en el mundo”.
  • De todo lo que exporta Trapiche al mundo, el 23,3% va a Canadá, el 15,2% al Reino Unido y el 14,1 % a los Estados Unidos, después siguen Brasil, Dinamarca, Corea, México y 88 países más.
  • De todo el Malbec que exporta Trapiche, el mayor consumidor es el publico de los Estados Unidos, una de cada cinco botellas de Malbec que Trapiche exporta al mundo se descorcha en los Estados Unidos. La etiqueta de Malbec más vendida es el Trapiche Oak Cask, es todo un éxito, el 41,3% y luego le sigue 24,7% de Varietal, 12,2% de Trapiche Pure y luego etiquetas como Trapiche Astica, Trapiche Broquel, Trapiche Reserva, Alaris, Altos del Cóndor y el clásico de siempre, Fond de Cave”.

CHINA

  • Se está trabajando mucho en China, pero la realidad es que no nos conocen, falta de conocimiento de la existencia de nuestro país, menos del vino argentino.
  • China importa hoy 53 millones de cajas, 7 millones son de Chile y de la Argentina 500.000, por eso es que estamos convencidos que hay que hacer un trabajo de construcción marcaria.
  • Desde WOFA se hace un gran trabajo y nosotros trabajamos por la categoría argentina y así conseguimos que Trapiche sea líder en las exportaciones a China.

FONDOS PARA PROMOCIÓN

  • Los fondos de WOFA para la promoción del vino argentino es muy bajo para trabajar de forma adecuada. Wines of Chile hace una inversión mucho más importante y los resultados están a la vista, se multiplican.
  • Un ejemplo, solo en Alemania, los asociación de productores de una sola cepa, el riesling, invierte lo mismo para promocionar el varietal en Europa que toda la inversión de WOFA en el mundo para todas sus exportaciones.
  • Es claro que nuestros productos tienen un enorme potencial de crecimiento en China pero la realidad nos marca que nos faltan herramientas para competir.
  • Así y todo, desde 2021, el segmento etáreo que más elige el malbec es el de 20 a 28 años, si, una sorpresa para muchos, el 32% de los consumidores. El 20 % tiene entre 35 y 45, el 18 % entre 28 y 35 y el 15% entre 45 y 80 años”.