Desde el año 2017, la desarrolladora Global Citizen, en alianza con A4 Estudio de Arquitectos, SANCO Constructora, Integra Construction Project Management, BPGR Estudio de Abogados y Sánchez Sillero SA; decidió recuperar, poner en valor y refuncionalizar el tradicional edificio ubicado en Emilio Civit y Granaderos de la Ciudad de Mendoza y transformarlo en un espacio de coworking, denominado “Torre Emilia”.

El desarrollo prioriza dos aspectos fundamentales para las empresas actuales: privacidad y colaboración, acompañados por diseño de vanguardia y confort que crean ambientes ideales para impulsar comunidades profesionales.

“El desarrollo se encuentra en pleno proceso; para junio proyectamos finalizar la obra gruesa y a inicios del segundo semestre del año comenzaremos con obra fina. El edificio se inaugurará en abril de 2020”, cuenta Renata Sánchez Samperi, una de las socias del proyecto.

“El 75 % del desarrollo ya se encuentra comercializado. Solo quedan disponibles 2 pisos de 220 m2 y 230 m2 respectivamente, y 3 oficinas de 30 m2. Se trata de un modelo para inversores tradicional y seguro. El inversor participa de un fideicomiso y al finalizar las obras se escrituran las unidades a su nombre. Actualmente estamos ofreciendo financiación propia”, señala.

Un nuevo concepto en modelo de trabajo

Desde hace tiempo, el coworking se posiciona en el mundo como una nueva forma de trabajo que permite a profesionales de diferentes sectores compartir un espacio común con el fin de desarrollar sus proyectos individuales y fomentar, a la vez, trabajos conjuntos. Mendoza no se queda atrás en esta tendencia y ya son varios los espacios de este tipo que funcionan en la ciudad y alrededores.


El concepto de Torre Emilia es generar un espacio de coworking corporativo. Es decir, se ofrecen todos los beneficios de estos lugares aplicados a empresas y profesionales de alto potencial.

A nivel estructural cuenta con un total de 10 plantas y estacionamiento propio. En el subsuelo se proyecta un auditorio para eventos con capacidad para 100 personas y salas de capacitación y en la planta baja un café ejecutivo. Los pisos del 1 al 7 contarán con espacios de trabajo, oficinas y salas de reuniones. En el piso 8 habrá un área de amenities de uso diario: cocina y comedor, zona de livings para reuniones informales y terraza descubierta.

“En el último piso de la Torre es donde se generará el encuentro y vinculación entre los profesionales, quienes, motivados por una taza de café caliente, snack saludables siempre disponibles y la espectacular vista a la montaña; podrán compartir el break diario. De esta manera se propiciará un verdadero espacio de networking”, destaca la socia del proyecto.

La administración de Torre Emilia se encargará de ofrecer una gestión integral, resolviendo todo lo relativo al correcto funcionamiento del espacio: desde el pago de impuestos, limpieza e internet de alta velocidad, hasta capacitaciones y eventos sociales para sus usuarios.


“El propietario puede hacer uso de su unidad o alquilarla a una empresa. Las rentas de este tipo de alquileres duplican la que se puede obtener de alquileres residenciales, lo que se traduce en inversión muy atractiva”, finaliza Sánchez Samperi.

Los interesados acceder a mayor información sobre este proyecto pueden comunicarse a través de www.torreemilia.com