Desde el comienzo Sandra Castellano integra la sede Mendoza que dio origen a la expansión internacional de la escuela de negocios. En esta entrevista conocemos su visión sobre las oportunidades que brinda la capacitación ejecutiva en el proceso de transformación digital que atraviesan las empresas.

-¿Cómo comenzó su carrera profesional dentro de ADEN y a dónde está enfocada hoy?
Comencé en el año 2002, cuando ADEN solo existía en Mendoza. Esta casa es la que dio origen al grupo educativo internacional que hoy cuenta con 20 sedes en 17 países y 2 universidades, una en La Florida y otra en Panamá. Mi desafío fue y es la dirección de la sede pionera. Hoy, con orgullo puedo decir que este sueño de expansión es una gran realidad.

-¿Cómo definiría el propósito de la organización?

Nuestro propósito es impulsar la innovación, el espíritu emprendedor y el liderazgo responsable para alcanzar el éxito profesional y contribuir a la prosperidad de América Latina. Buscamos ser líderes en formación online en el mundo de los negocios.

¿En qué proyectos están trabajando actualmente?

Estamos trabajando en un modelo de franquicias para llegar a las ciudades de Latam donde no tenemos presencia aún. También estamos ampliando la oferta académica con nuevas maestrías y licenciaturas online y lanzando una nueva categoría de programas cortos que hemos denominado diplomados con contenidos adaptados a la realidad de los negocios. Seguimos incorporando nuevas tecnologías para mejorar la experiencia online.

-¿Cuál es su visión sobre el momento que atraviesa el sector de la capacitación ejecutiva?

Por un lado, es un momento crítico a nivel nacional e internacional en general y en casi todos los sectores. Particularmente en la capacitación observo que solo aquellas escuelas de negocios o instituciones que procuraron estar atentas a las tendencias del mercado y a las necesidades del mundo corporativo e hicieron inversiones para crecer, girar y seguirlas son las que muestran la gran diferencia y las que van a sobrevivir. Además son las que hoy están dando verdaderas respuestas con herramientas concretas a los profesionales y directivos para poder seguir adelante y salir de la situación que estamos viviendo en los distintos mercados.
Por el otro, en momentos de crisis, los profesionales se preocupan por mantenerse competitivos y actualizados y esto da una gran oportunidad a quienes somos protagonistas desde la educación.

-A nivel personal y profesional, ¿cuáles son los principales desafíos que enfrenta?

La evolución es mi preocupación en cualquiera de los aspectos de mi vida, la capacidad de adaptación a los cambios y la agilidad para lograrla. Finalmente somos una integridad y siempre están alineados los objetivos de la vida profesional y personal.

-¿Con qué estilo de liderazgo se identifica?

Hoy creo que debemos adaptarnos al equipo, considerando la personalidad y competencia de cada miembro y las distintas generaciones. Los equipos son heterogéneos desde distintos puntos y debemos poder conducirlos y alinearlos para lograr los objetivos de la empresa.

-¿Qué nuevos aprendizajes está dejando la situación particular que vivimos? ¿Cómo los capitaliza?

Creo que hay muchas enseñanzas a nivel personal y corporativo. Hemos aprendido a trabajar en la virtualidad. Las empresas se han lanzado a aceptar la transformación digital, estamos comprando (forzados por la pandemia) nuevos formatos de negocios. El cambio está entre nosotros, se aceleraron los tiempos, debemos aceptarlo y capacitarnos para seguir adelante, aprendiendo a ver las tendencias.

Hemos aprendido a entender qué es lo esencial para vivir y quiénes son fundamentales. Sin dudas, en mi caso, sigo teniendo como prioridad a mi familia y mis afectos.

Perfil

  • Nombre: Sandra Castellano
  • Formación académica: Master en Marketing, Universite de Management, Suiza. Licenciada en Sistemas, UTN
  • Familia: 3 hijos que son la luz de mi vida
  • Hobbie: El baile
  • Un libro de cabecera: “En cambio” de Estanislao Bachrach, lectura seria que trata justamente sobre cómo lograr cambios de hábito y paradigmas, que hoy y siempre nos viene bien
  • Una película: Gladiador
  • Una frase que la identifique: “Siembra y cosecharás”