Pese a la parálisis inicial que acarreó la cuarentena en el trimestre marzo-mayo, la construcción terminó el 2020 como uno de los motores de la golpeada economía argentina sobre todo de la mano de los proyectos privados. Y Mendoza ocupa un rol protagónico en esa recuperación: de hecho, según estadísticas del sector, redondea el 5to puesto a nivel nacional en consumo de cemento con más de 489 mil toneladas, lo que representa un 5,6% del total comercializado en el país.

El mercado mendocino se ubica así detrás de Santa Fe (8,3%), y si bien el acumulado hasta noviembre no alcanza a superar al de 2019, su porción de la torta nacional (casi 5%) creció, y la comparación interanual mes a mes confirma la curva ascendente.

En el penúltimo mes del año que vivimos en pandemia, la demanda llegó a 59.203 toneladas, 41,3% más que un año atrás (41.899 toneladas), según datos de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP).

La mayor parte del volumen comercializado, alrededor de 8 de cada 10 kilos, corresponde al cemento fraccionado o en bolsa de 50 kgs, y el resto es a granel. A poco de terminar el 2020, el consumo global también confirma el liderazgo mendocino a nivel Cuyo. Lo cierto es que multiplica casi 2,5 veces a San Juan y por 4 a San Luis.

Los despachos, o salidas de producto al mercado, también son un téster de la evolución registrada. En este caso, de un año al otro treparon 28,1%, con 1.132.986 toneladas sólo en noviembre, 3 puntos por arriba de lo que creció el consumo propiamente dicho.

Damián Altgelt, director de la AFCP, aseguró que “aunque diciembre suele ser un mes tranquilo, este ha sido un año atípico. Todo indica que el 2020 va a cerrar en alza”.