Los mendocinos y las mendocinas pueden participar de un mapa colaborativo que busca reconocer aquellos paisajes comunes en la zona del piedemonte provincial. A través de un “paseo virtual” pueden identificar los lugares que les gusta, los conecta con la naturaleza o tienen un significado especial, contando cuáles son los motivos y los elementos que definen su elección.

Es una herramienta que ideó la docente de la carrera de Arquitectura de la UNCUYO, María Marta Tonda, quien explicó que la idea es involucrar a toda la sociedad en la construcción del paisaje mendocino, transformándose así en un actor activo de su protección, cuidado y evolución.

“El mapa apunta a ser una representación de nuestros valores e intereses en relación al paisaje, basados en valores y percepciones comunes”, explicó la ingeniera agrónoma. También comentó que se eligió el área piedemonte porque es un ecosistema que despierta muchos y variados intereses, desde lo ambiental, social, cultural, público o privado y que posee un rol fundamental en la comprensión y relación con la naturaleza.

Para participar, el público tiene que ingresar al siguiente enlace (clic aquí) donde se encontrará con un video introductorio y explicativo. Al finalizar, hay un link directo al mapa (clic aquí) para marcar el punto de preferencia, luego tendrá que completar el formulario, enviarlo y compartirlo.

Los datos recopilados se utilizarán para crear el mapa definitivo que muestre las preferencias de quienes participan, es decir, qué paisaje quieren, perciben, valoran y proyectan los y las mendocinas.

Más detalles del mapa colaborativo

¿Y si los valores y percepciones de la comunidad pudieran incluirse en las decisiones sobre el paisaje?, se pregunta María Marta Tonda al presentar esta herramienta que se apoya en los principios de ciencia ciudadana.

“Queremos generar un mapa colaborativo como un espacio de participación, donde todos somos protagonistas del paisaje que construimos en comunidad; comenzando por conocer y reconocer aquello que nos une a nuestro paisaje. Es decir, esos lugares que nos hacen sentir bien, que nos conectan con la naturaleza o que tienen un significado especial y por ello queremos cuidar, conservar y compartir. Nuestro objetivo es que toda esta información pueda incluirse a la hora de tomar decisiones de gestión y planificación sobre el territorio” subrayó la profesora de la materia de Diseño del Paisaje.

Tonda es también investigadora de la UNCUYO y ha trabajado en temas vinculados al paisaje, tanto en el ámbito académico como de forma particular. En la actualidad se encuentra desarrollando sus estudios doctorales en la Universidad de Girona (España), para aplicar esos conocimientos al paisaje mendocino. Fue becada como docente de la Facultad de Ingeniería por el programa “Doctorar en el extranjero” que impulsa la secretaría de Investigación, Internacionales y Posgrado (SIIP).

Este proyecto de mapa colaborativo surge en el marco de su tesis “Paisaje, bien común y servicios ecosistémicos culturales. Procesos y afecciones en los bordes del oasis mendocino”, enfocada en aquellos valores intangibles del paisaje, es decir, aquellos elementos que hacen a la cultura, la estética, la ética, el bienestar, la identidad. “Estos valores muchas veces no son tenidos en cuenta cuando se toman decisiones de gestión territorial, y en esta investigación creemos que son tan importantes como los valores ambientales, económicos, etc. Buscamos incorporar visiones participativas, democráticas e inclusivas y porque no, nuevos significados”, concluyó.