Informalidad, poco y nada de financiamiento, mínima trazabilidad, falta de información de stock en tiempo real. Estos son muchos de los problemas que se observan en la cadena comercial de cualquier sector.

Y el negocio del vino no escapa a estas variables. Por el contrario. Así como las bodegas en la Argentina suelen ser eficientes y competitivas, en el último eslabón de la cadena es donde se observan las mayores dificultades para llegar al consumidor con un vino en tiempo y forma, ya sea a través de una vinoteca o un restaurante.

En este contexto, la digitalización está comenzando a hacer pie en este sector. ¿De qué manera? A través de la primera plataforma BtB de la región, que permitirá conectar a bodegas y marcas de spirits con el trade.

El proyecto se llama BottleHub y acaba de ser presentado en Buenos Aires, en el marco de la última edición de la exposición Vinos & Negocios.

“Técnicamente, somos el primer market place B2B (de empresa a empresa) de bebidas de América Latina. No hay en toda la región una plataforma digital de este tipo que permita centralizar todos los pedidos en una sola interfaz”, plantea Javier Menajovsky impulsor del proyecto.

Bajo el claim “una vidriera, todas las bebidas”, BottleHub se propone contar con el mayor inventario de vinos listados de la Argentina, conformando una vidriera virtual a través de la cual restaurantes, vinotecas, hoteles y empresas de catering podrán centralizar todos sus pedidos.

“En la práctica, somos un market place que conecta a las partes: los que venden, que pueden ser bodegas, distribuidores o importadores, con el trade. No tenemos stock, ni acuerdos de distribución, porque el negocio logístico no forma parte de nuestro core business. Nuestra función será conectar a las partes”, plantea el emprendedor.

Esta plataforma, que estará operativa en 60 días, arrancará con unas 150 bodegas, que forman parte del portfolio de unas 20 distribuidoras. Como contrapartida, apuntan a empezar con una base de 1.000 usuarios registrados (compradores).

En cuanto a las proyecciones, la expectativa es tener, de cara a los próximos 12 meses, al menos unos 5.000 usuarios, más de 300 bodegas listadas y unas 3.500 etiquetas entre vinos y bebidas espirituosas disponibles para la venta.

Entre las bodegas que ya forman parte de esta iniciativa figuran nombres de la talla de Luigi Bosca, Finca Flichman y Kaiken.

La idea, en el mediano plazo será sumar otros productos, como aguas y cervezas.

Sin embargo, la operación en la Argentina será una de las varias patas que tendrá este proyecto, que apunta a tener una proyección regional.

“En el mes de octubre estaremos presentando BottleHub en San Pablo, en la feria ProVino. Consideramos que, definitivamente, Brasil va a ser la gran locomotora de este proyecto, hasta llegar a representar el 90% de las operaciones totales, si bien la Argentina es un mercado más maduro y es donde arrancamos el lanzamiento”, acota Menajovsky, quien aclara que en el país vecino la plataforma no estará enfocada en ofrecer únicamente vinos argentinos.

“La idea allí es abarcar el mayor espectro posible, incluyendo vinos de Brasil y de todo el mundo. Por eso va a ser una operación muy grande”, plantea.

Según un informe del Consulado nacional en San Pablo, en ese mercado el consumo per cápita ronda cerca de los 2 litros per cápita, con un nivel cercano a los 173 millones de litros comercializados al año.

Es una cifra que se ubica bastante por debajo del nivel de la Argentina, donde el año pasado alcanzó los 840 millones de litros.

Sin embargo, en Brasil esta categoría está creciendo a pasos acelerados, al tiempo que es un mercado muy fuerte para las bebidas espirituosas y las cervezas, otros segmentos donde también incursiona BottleHub.

En paralelo, la empresa también está en tratativas con un socio local para desembarcar en México, donde tienen previsto hacer el lanzamiento oficial a comienzos del 2020.

Luego, el plan de negocios contempla desembarcar en otros países de la región, como Colombia y Perú. Fuente: IproUP