Papanato es una cadena nacional de bares cuyo diferencial es que las papas son el centro de su propuesta gastronómica. La marca, que nació en Córdoba en 2016 y tiene presencia en diferentes provincias del país, con la de Mendoza, suma su franquicia número 11.

Hace más de un año, los hermanos Marcelo y Lucas Fernández, junto a su padre Sergio Fernández y su amigo Martín Paniagua, se asociaron para concretar la idea de abrir una sucursal de Papanato en la provincia.

Marcelo Fernández

“Con mi hermano tenemos 2 emprendimientos gastronómicos previos en los que el menú gira en torno a la carne. A principios de 2020, la inestabilidad económica impactó fuertemente en la proyección de insumos comestibles, principalmente en la carne, y empezamos a evaluar nuevas alternativas. En eso, mi hermano viajó a Potrero de los Funes, San Luis y conoció el proyecto Papanato. Le llamó la atención el concepto y la nueva visión del negocio en el que la papa deja de ser un acompañamiento para convertirse en la protagonista de la propuesta gastronómica.  Decidimos adquirir la franquicia y el 11 febrero de 2021, un año después de lo previsto debido a la pandemia, inauguramos el local en la ciudad de Mendoza con todos los protocolos correspondientes”, comenta Marcelo Fernández

El local, ubicado en Arístides Villanueva, entre Martínez de Rosas y Olascoaga, es de dos pisos y tiene lugar para más de 300 personas. Cuenta con planta baja de 600 m2, primer piso con deck, un salón en el medio y un balcón.

“La ubicación y las dimensiones del local permiten una buena rotación de gente, algo importante en este tipo de negocios”, destaca.

En cuanto a la inversión inicial, indica: “Fue una apuesta importante de más de 6 millones de pesos. El equipo de arquitectos del estudio Bollati Trucco llevó adelante todo el proyecto y como un valor agregado, el local cuenta con intervenciones del artista plástico Fernando Jereb”.

Un bar de papas

Papanato ofrece más de 10 variedades de papas: con palta, con chorizo, con carne al horno, con salchicha alemana, con roquefort, con barbacoa y huevo, entre otras. La carta también incluye cazuelas de degustación para probar distintos platos a la vez, así como lomos, hamburguesas y panchos cuyos panes son elaborados con papas.

“La respuesta del público ha sido totalmente positiva, la papa es un producto noble que le gusta a todo el mundo. El concepto es realmente innovador, la propuesta es accesible en cuanto a precio y la calidad es Premium. Los espacios, bien diferenciados entre sí, están planteados para disfrutar de un momento grato en familia, con amigos o en pareja.
Estamos realizando fuertes campañas de promoción en las redes sociales y acciones publicitarias en la vía pública para que más mendocinos nos conozcan. También incorporamos la modalidad de delivery y take away”, finaliza Marcelo Fernández.