Un querido y conocido enólogo italiano, que hasta hace dos años vivió en la calle Nicolás Avellaneda de la 5ta. Sección de la Ciudad de Mendoza, Lorenzo Pasquini, es el nuevo enólogo jefe de uno de los vinos más famosos y caros del mundo: el Château d’Yquem, de Sauternes, en Bordeaux, que es para muchos críticos y sibaritas el mejor vino dulce del mundo…

Sin dudas es el más famoso de Sauternes, que a pesar de ser blanco y dulce compite en reconocimiento con los grandes vinos tintos de esa región…y es uno de los más caros en ese estilo (alrededor de entre 400 y 500 Euros la botella, aunque algunas añadas especiales han logrado en subasta precio récord, como en 2006 cuando un multimillonario estadounidense adquirió una botella de la añada de 1787 por 100.000 dólares-
Château d’Yquem es un vino ‘Premier Cru Supérieur’ procedente de la región de Sauternes, en la parte meridional de Bordeaux.

Es producto de un viñedo de unas 100 hectáreas, cuyo rendimiento es muy bajo ya que una sola copa por cepa, con un trabajo muy minucioso en vendimia en el que se cosecha grano por grano, y se eligen solo las sobremaduradas, dejándolas naturalmente que prácticamente se vayan desecando en la misma planta, en un proceso denominado “Botrytis cinerea”, proceso que en viticultura se conoce comúnmente como podredumbre de Botrytis.

Desde 1996, Château d’Yquem es propiedad del gigante del lujo francés LVMH, quien compró el 51 % del Château a la familia del conde Alexandre de Lur-Saluces. En 2004 el conde se retiró y fue reemplazado por el director de Château Cheval Blanc, Pierre Lurton, socio de LVMH en ambos chateaus.

EcoVinos/Ecocuyo dialogó con Lorenzo Pasquini desde Francia nos dijo: “Hace unos dos años dejé Mendoza con mucha pena, pero se me presentó una oportunidad muy buena para hacerme cargo de dos Château cercanos a Bordeaux (Francia) y de una bodega en la Toscana (Italia). Pero además de dejar muy buenos amigos en Mendoza, tuve una muy buena relación con Pierre Lurton”.

“Justamente Pierre Lurton me hizo ahora una oferta imposible de no aceptar, como la de hacerme cargo de Château d’Yquem, que es una oportunidad increíble y una gran responsabilidad, y se ha dado todo muy rápido ya que tengo 31 años”, explicó.

“La experiencia que tuve en Mendoza fue excepcional, y forjé en ese tiempo muy buenas relaciones. Cheval des Andes es la expresión argentina de Château Cheval Blanc, uno de los más prestigiosos chateau en el mundo fundado en 1832 en Saint Émilion, Francia. Combina el savoir-faire del assemblage, con variedades de origen francés plantadas en 1929 en los mejores terruños de altura de Mendoza, más precisamente en Las Compuertas, Luján de Cuyo. Y mi lugar lo ocupó un gran profesional como Gerald Gabillet”, apuntó Lorenzo.

“Y volver a trabajar nuevamente con Pierre Lurton y todo su equipo de trabajo es algo que me motivó mucho”, puntualizó Pasquini.

“Acabo de lograr una meta personal importante para mí, como haber comprado una propiedad en la Ciudad de Bordeaux, que está a unos 40 minutos de la bodega, y eso implica echar raíces y pensar en asentar una familia junto a mi novia, y a eso sumar esta nueva oportunidad que me ofrecieron en Chateau D’Yquem termina de cerrar un círculo, y estoy muy feliz”, finalizó.

El curriculum de Pasquini es impresionante, a pesar de sus jóvenes 31 años: Lorenzo se recibió de licenciado en Viticultura y Enología en la Universitá di Pisa, en la Toscana (Italia) y luego de hacer experiencia en distintas bodegas de esa región, en especial en Tenuta San Guido, se fue a Bordeaux, Francia, para especializarse en el Institut des Sciences de la Vigne et du Vin, donde obtuvo el Diplôme National d’Œnologue, y antes de llegar a la Argentina tuvo una experiencia laboral en Napa Valley, nada menos que en la Robert Mondavi Winery. Luego de estar al frente de Cheval des Andes por 3 años y medio (llegó a Mendoza con solo 26 años), en agosto de 2018 se hizo cargo como winemaker de Chateau Giscours y Chateau du Tertre, en Margaux (Bordeaux) y Caiarossa, en Toscana, Italia. Y ahora hace menos de un mes se hizo cargo del icónico Chateau DÝquem.