Recientemente se conocieron los primeros datos del Observatorio de Enoturismo, con datos del Ente de turismo de Mendoza, financiado por COVIAR y firmado por Rodrigo González de la UNCuyo.

  • Bodegas abiertas al turismo. En Mendoza hay 146 establecimientos dedicados al turismo del vino. Luján de Cuyo (61), Maipú (23) y San Rafael (22) son los departamentos con mayor oferta. El Valle de Uco, por su parte, ofrece en Tunuyán 13 bodegas con facilidades turísticas, mientras que Tupungato (8) y San Carlos (3) algunos menos. Así es que a la hora de armar un viaje está claro dónde se concentra la oferta.
  • ¿Qué servicios ofrecen? Acá es muy dispar la información por la cantidad de servicios disponibles en las bodegas de Mendoza. Sin embargo, cabe destacar que el 53% de las casas ofrecen algún tipo de gastronomía, 1/3 tiene wine bar para beber por copas, mientras que servicios asociados a actividades de viñedos –poda, por ejemplo– lo ofrecen la mitad las bodegas. ¿Museos de algún tipo? 13% ¿Alojamiento? Solo una de cada diez, mientras que Spa dos cada cien bodegas. Dato extra: el 76% de las bodegas aseguró haber hecho inversiones en el sector turístico, con un grueso hasta 50 mil dólares, casi toda destinada a infraestructura.
  • Gastos por lugar. Lo notable es que si se desagrega el gasto promedio por turista y lugar, el Valle de Uco es la región más onerosa (cifras último trimestre 2018). En ella, cada turista promedio gasta 46 US$ en catas y visitas, en alojamiento 262 US$, mientras que 62 US$ en comida. Los mismos datos para el oasis norte –Luján y Maipú– son, respectivamente, de 36, 48 y 31 dólares. San Rafael tiene un turismo low cost que gasta 24, 55 y 6 dólares en los mismos rubros.
  • Visitantes por destino. En 2018 las bodegas de Mendoza recibieron 1.146.694 visitantes. De ellos, y en orden decreciente, San Rafael capturó 332,4 mil, Maipú 326,5 mil y Luján de Cuyo 319,4 mil. Ahora bien, el Valle de Uco en su conjunto, alcanzó 158 mil.
  • Distribución por orígenes. De ese millón y pico de turistas del vino, el 49% es de alguna parte de Argentina, el 36% extranjero, 15% locales. ¿Y de qué parte de Argentina? Los más enófilos son los bonaerenses y porteños, que alcanzan poco más de la mitad de los turistas locales, mientras que Córdoba y CABA empatan con 18% cada una y Santa fe no se rezaga con 11% del total nacional. Según la misma información hay un 1% de neuquinos afectos a visitar bodegas en Mendoza, empatados con Santiago del Estero, Entre ríos y Corrientes.
  • Los extranjeros que llegan. En cuanto a los turistas que vienen más allá de las fronteras a probar vinos mendocinos, casi 4 de cada 10 (37,61%) vienen de Brasil. Estados Unidos y Canadá, por su parte, aporta 1 de cada 3 viajeros extranjeros (31,89%) siendo Inglaterra el tercer origen, con 5,83%. Dato extra: Chile, para Mendoza, previsiblemente aporta el quinto lugar con 3,88%.
  • Fuente de trabajo. Respecto a la generación de empleo, el turismos en bodega contrató en la provincia 871 personas, de las cuáles 629 son en forma directa. Datos interesantes: el 80% son mujeres y cuatro de cada diez contratados en el área tiene estudios profesionales. En suma, es un área que requiere expertise y mueve recursos humanos.