Estaba destinado a trabajar en el laboratorio pero su destino cambió (o él lo hizo cambiar) cuando se dio cuenta de que le gustaba más poder estar desde la génesis del producto hasta que sale al mercado. Es así que su carrera dio un giro y empezó a capacitarse y a adentrarse en el mundo de los negocios. Su primera oportunidad fue muy ambiciosa: llevar McDonalds a Mendoza, luego a San Juan, en esa región generan 600 puestos de trabajo para el sector joven.

“Los jóvenes valoran el sistema de capacitación y aprendizaje de McDonalds (…) porque esta escuela que no solo te da fundamentos técnicos sino destrezas blandas que hoy un chico de 18, 20 años desgraciadamente no las tiene porque no se enseñan en las escuelas” Cuando habla de habilidades blandas Luis se refiere a trabajar con estándares, a saber comunicarse y trabajar enfocado en resultados.

“Poder hacer que un chico no deje la escuela, que pueda desarrollar un proyecto, eso me motiva más allá de sí vendí más o menos combos”, Luis es contundente en sus declaraciones y sabe cómo y dónde puede aportar con su expertise, por eso es muy activo como mentor en diferentes organizaciones como Endeavor, Embarca y Junior Achievement: “más allá del negocio, a mí lo que me interesa es poder dejar una huella, poder dejar algo en la gente. Siempre que inicio algo lo hago, me entrego todo, trato de aprender, dedicarle y poder hacer lo mejor que pueda, no me gusta estar a medias tintas y solo cumpliendo un lugar.

Inspirado en un viaje que hizo con Endeavor al ecosistema emprendedor israelí, Luis rescata cómo este país de medio oriente venció la adversidad y hoy es una de las potencias tecnológicas del mundo “son 7 millones de habitantes, una extensión muy chica de territorio, pocos recursos naturales…nosotros tenemos extensión, recursos naturales y humanos, pero tenemos que apoyarnos en estas experiencias para decir bueno porque nosotros no, tendríamos que ser 10 veces ese ecosistema. Mendoza siempre decimos que es un oasis, pero en realidad es un desierto por el clima, pero es muy fértil para poder hacer innovación. Lo que me despertó es que no importa el lugar donde estés, en el ambiente más hostil incluso se dan negocios.

Y esa es la mentalidad que quiere transmitir Luis a los jóvenes: “hay que pensar y vivir localmente pero conquistar el mundo”.

Mirá la entrevista completa realizada por Endeavor Cuyo