Inspirado por los espectaculares vinos y el sorprendente paisaje de Mendoza, en el año 2008 el doctor Madaiah Revana, un prestigioso cardiólogo que ejerce con pasión la medicina en Houston (Texas), viajó a nuestro país en busca de agregar una marca más a su familia de bodegas, que incluye Revana Family Vineyard (Napa Valley) y Alexana Winery (Willamette Valley, Oregon). Encantado por el terroir y la magia de Valle de Uco, encontró una propiedad en los increíbles suelos aluviales de la Cordillera de los Andes, Tunuyán, y comenzó con su proyecto Corazón del Sol.

Se trata de 7 hectáreas de viñedos, plantados a los pies de la montaña a una altura de 1.100 msnm. El gran paisaje y la montaña son responsables de los suelos increíblemente profundos y aluvionales que definen los viñedos de Corazón del Sol. Formados por rocas y arena, erosionados de la cordillera de los Andes durante milenios, estos suelos son extremadamente profundos y bien drenados, lo que da como resultado vinos de gran complejidad, potencia y finura.

Corazón del Sol crea cautivadores vinos a base de Malbec y Garnacha que capturan lo mejor del terruño único de Argentina a gran altitud. Cultivadas en Valle de Uco, sus viñas disfrutan de más de 300 días de sol al año.

En el marco de la presentación de sus últimas cosechas y el lanzamiento de dos nuevas etiquetas, Madaiah Revana, charló en exclusiva con Ecovinos.

– ¿Cómo han transitado esta pandemia?

– En esta pandemia, el trabajo en el viñedo y la bodega no ha parado. Sin dudas, las condiciones de sequía y el calor extremo conducen a que tengamos una de las cosechas más tempranas registradas en Mendoza. Con la mayor parte de la uva ya en la bodega, la cosecha estaba casi completa cuando comenzaron las restricciones por lo cual en ese sentido no nos vimos afectados. Además, en la bodega hemos reforzado las precauciones de distanciamiento social y los diversos protocolos establecidos que, por suerte, han funcionado bien. Estamos muy entusiasmados con esta nueva cosecha, ya que el calor y la sequía produjeron pequeños racimos que agregaron complejidad.

– ¿Cuáles son los planes para el 2021?

– Nuestro enfoque es el mismo cada año, y siempre tenemos el objetivo de seguir mejorando la calidad de nuestro viñedo y técnicas de vinificación. Hemos comenzado a analizar cómo podamos y manejamos nuestro dosel para producir uvas de mayor calidad. También estamos empezando a trabajar con uvas en la región de Altamira y muy emocionados por el futuro de Corazón del Sol.

– ¿Cómo ven a la industria vitivinícola argentina desde el exterior?

– Reconocemos que Argentina tiene la capacidad de producir algunos de los mejores vinos del mundo. En particular, creemos que la industria vitivinícola en Los Chacayes es un lugar muy singular. Plantamos nuestras primeras vides en 2008 y no podríamos estar más felices con los resultados. Nuestro GR Malbec fue galardonado con 94 puntos en Wine Spectator, # 74 entre los 100 mejores vinos del mundo y tenemos razones para creer que podemos hacer el mejor vino # 1 del mundo en Corazón del Sol. Estamos comprometidos con el futuro de Argentina y sabemos que las posibilidades son infinitas.

– Si la producción de vino fuera un corazón, ¿qué medicamento o consejos le daría?

– Me acercaría a la elaboración del vino como si fuera un problema cardíaco. El tratamiento de los pacientes cardíacos requiere un conocimiento profundo del estado del paciente y saber qué tratamiento médico es el mejor. En la elaboración del vino, el proceso es similar. Necesitamos cuidar el viñedo, necesitamos saber cuándo y cómo cosechar, con qué materiales contamos (por ejemplo, roble francés) y necesitamos un gran enólogo (médico) para lograrlo. Todo esto lo hacemos en todas nuestras bodegas. Nuestro foco es siempre la calidad.

– ¿Qué diferencia a sus vinos al ser producidos en la zona de Los Chacayes?

– La zona de Los Chacayes es muy especial, nuestro viñedo se encuentra a 1200 metros de altura y está plantado sobre un cauce cubierto de piedra en el umbral de la Cordillera de los Andes. Nuestras viñas se cultivan de manera sostenible, la uva se cosecha a mano, se clasifican individualmente y luego se fermentan en pequeños lotes para crear una expresión elegante de vinos de altura que son fieles a los aromas florales y frutales de la región.

Presentación de la últimas cosechas y lanzamiento de dos nuevas etiquetas

Bodega Corazón del Sol reunió a periodistas y sommeliers, en un encuentro virtual, para degustar y presentar dos vinos de sus últimas cosechas. Se trata de Luminoso GSM 2017 y Cabernet Franc 2017. Además, la reunión sirvió de escenario para realizar el lanzamiento oficial de dos flamantes etiquetas: Luminoso Blanco 2019, la última innovación de la casa; y Magma 2016, que reemplaza a Soleado.

De la degustación y presentación a través de Zoom participaron, desde Houston, el Dr. Madaiah Revana, propietario de la bodega. Como guías de la degustación y anfitriones estuvieron los enólogos Cristian Moor y Luciano Bastías; Carolina Fuller, responsable de Ventas; y Cristina Jungblut, responsable de Turismo y Hospitalidad.

Los vinos degustados fueron Luminoso Blanco 2019 (para maridar con el queso sardo): con una fuerte inspiración en los vinos del Ródano, Corazón del Sol sigue agrandando su familia al darle, con este nuevo ejemplar un vino blanco a su GSM. Elaborado con variedades mediterráneas, la bodega completa el corte más famoso de ese valle con esta etiqueta que tiene Viognier, Roussanne, Marsanne y Grenache Blanc.

Luminoso GSM 2017 (para maridar con el queso Gouda): continuando con el concepto del Luminoso Blanco, aparece la nueva cosecha de un clásico de la bodega y el primer GSM de Argentina. El objetivo es lograr la versatilidad que tiene este corte para maridar con cualquier tipo de comida. En este caso, se evidencia la evolución de Luminoso con el arduo estudio de las variedades, suelos y clima y se logra el corte más representativo del Grenache, Syrah y Mourvedre, en Los Chacayes.

Cabernet Franc 2017 (para degustar con el queso Pategras): después del Malbec es la variedad con más futuro en Argentina. En Los Chacayes se da de manera extraordinaria. Con este vino, 100% varietal, la bodega quiere ofrecer un estilo elegante, balanceado y complejo de su bloque 13, con un perfil de suelo franco-arenoso.

Magma 2016 (para maridar con el queso Gruyere): es un vino complejo, estructurado, para consumidores clásicos que prefieren vinos concentrados. Es un blend con variedades bordelesas: Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, y añejado 18 meses en barricas de roble francés, con gran cuerpo y estructura. Las 4 variedades logran un corte muy complejo, fresco y clásico de Argentina.